El error de rescatar un “cachorro” moribundo y pensar que era un simple perro

Debido a que cada vez se están exterminando más zonas naturales para convertirlas en áreas industriales y así poder obtener algún tipo de beneficio, no es extraño que muchos animales expulsados de sus hábitats se vean obligados a deambular constantemente por los alrededores de las ciudades en busca de comida y agua.

Un día mientras paseaba por su jardín, Sharon Bertozzi descubrió algo que captó su atención. En un primer momento pensó que un pobre perrito asustado y desnutrido había encontrado en su jardín el lugar idóneo para esconderse mientras agotaba sus últimas energías. Al ver al pobre animal aterrorizado en una esquina, la mujer se puso en contacto con los servicios de rescate de animales.

Sin embargo, cuando la ayuda llegó a su casa, se sorprendieron al descubrir que el pobre animal que había encontrado Sharon no se trataba de un perro, era un coyote que estaba totalmente desnutrido y aterrado.

Afortunadamente para el animal, el servicio de rescate se encargó de alimentarlo y cuidarlo hasta que finalmente fue capaz de recuperarse de todos sus problemas. Este pequeño coyote desnutrido y desorientado es solo una prueba más que nos demuestra que no estamos cuidando el medioambiente y que debemos esforzarnos mucho más si queremos proteger nuestro planeta y a todos sus habitantes.

Continúa leyendo para conocer un poco más acerca de la historia de este pobre coyote

El error de rescatar un "cachorro" moribundo y pensar que era un simple perro
Sharon Bertozzi

Sharon Bertozzi paseaba por su casa cuando se sorprendió al encontrar lo que parecía ser un perro moribundo y muy asustado que se escondía tras un macetero de su jardín.

“Sentí muchísima pena por el pobre animal, al principio pensé que se trataba de un perro sin hogar que encontró en mi jardín un lugar protegido donde pasar sus últimos días”.

El error de rescatar un "cachorro" moribundo y pensar que era un simple perro
Sharon Bertozzi

Tras descubrir al animal, Sharon se puso en contacto con los Servicios para Animales de la Ciudad de Folsom con la idea de que lo sacasen de su porche de forma segura y le diesen los cuidados necesarios.

Tras la llamada, Cindy Walden se presentó en la casa de Sharon e inmediatamente se percató de que no estaba tratando con un perro como había informado la propietaria de la casa.

El error de rescatar un "cachorro" moribundo y pensar que era un simple perro
Sharon Bertozzi

Se trataba de un coyote salvaje muy enfermo que padecía un caso muy grave de sarna y que totalmente desorientado y desnutrido había acabado en la ciudad.

“Tenía una mirada muy tierna con la que nos pedía ayuda a gritos”, explicaba Walden.

El error de rescatar un "cachorro" moribundo y pensar que era un simple perro
Sharon Bertozzi

Una vez que consiguieron retirarlo del porche, el animal fue llevado hasta el centro de rescate de animales salvajes Gold Country Wildlife Rescue, donde trabajan sin ánimo de lucro en la rehabilitación y el cuidado de aquellos animales salvajes que tienen problemas.

El error de rescatar un "cachorro" moribundo y pensar que era un simple perro
Sharon Bertozzi

Después de un buen baño y algunos días de tratamiento, Princesa (así fue como bautizaron al pequeño animal tras descubrir que era hembra) comenzó a recuperar poco a poco toda su vitalidad.

Cuando los encargados del centro observaron que Princesa se encontraba completamente sana, decidieron trasladarla al centro de rescate de fauna salvaje Sierra Wildlife Rescue donde había otros coyotes con lo que podría convivir hasta que fuese puesta en libertad.

El error de rescatar un "cachorro" moribundo y pensar que era un simple perro
Sharon Bertozzi

En su nuevo hogar pudo disfrutar de la compañía de dos nuevos individuos con los que hizo miga rápidamente y no paró de jugar. Después de mucho tiempo de rehabilitación y cuidados para tratar sus problemas, Princesa volvía a ser feliz.

El error de rescatar un "cachorro" moribundo y pensar que era un simple perro
Sharon Bertozzi

Como broche final a esta entrañable historia, Princesa y sus otros dos amigos fueron liberados una vez que todos se encontraban completamente sanos. De esta manera los tres coyotes volvieron felices a su entorno y disfrutaron de la segunda oportunidad que les brindó el destino.

Afortunadamente, la recuperación de Princesa fue posible gracias al increíble esfuerzo y dedicación de muchas personas se cruzaron en camino. No todos los animales disfrutan de la misma suerte que Princesa. Esta historia de final feliz debe ser un recordatorio sobre el enorme impacto que tenemos en la naturaleza y que siempre debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para preservar el medioambiente y no dañar su fauna y flora. Solo de esta manera podremos disfrutar de animales increíbles como Princesa sin importar el paso de los años.

¡Comparte esta magnífica historia con todos tus amigos!

[chimpmate]

¿Y tú qué opinas?