Una bombilla lleva funcionando sin parar de 1901 ¿Es esto posible?

En el techo de una estación de bomberos de San Francisco cuelga la bombilla más longeva de la historia.

Desde 1901, miles de personas esperan que la luz de lo que parece ser la bombilla definitiva llegue a su fin en el momento menos inesperado. Recientemente, el 27 de junio de 2015 se celebró un partido para conmemorar el millón de horas que la incandescente lleva alumbrándonos con su luz. Y sí, podría parecer un engaño de no ser por la cámara que apunta directamente a la bombilla para transmitir su estado en vivo y en directo a través de internet.

¿Estamos ante la bombilla infinita?

Una bombilla lleva funcionando sin parar de 1901 ¿Es esto posible?Lo residentes de la Estación de Bomberos de Livermore-Pleasanton han aprendido a compaginar su labor como bomberos y como guías turísticos debido al gran número de visitantes llegados desde todos los lugares del mundo con el único objetivo de contemplar la misteriosa bombilla eterna.

Al parecer, la bombilla brilló sin causar demasiada conmoción durante más de 71 años hasta que Mike Dunstan, reportero del Livermore Herald and News, comenzó a investigar la extraña naturaleza de la bombilla allá por 1972.

Una bombilla lleva funcionando sin parar de 1901 ¿Es esto posible?Algunos de los residentes más antiguos de la zona recuerdan haber contemplado la luz de la bombilla mientras paseaban por la calle a principios de 1900. John Jensen, un ex bombero que sirvió en Livermore en 1905, afirmó que recordaba perfectamente que aquella luz permaneció encendida todo el tiempo que él trabajó en la estación. Al parecer, nadie pensó en apagar la lámpara debido a que funcionaba como una especie de luz de emergencia para los bomberos.

A decir verdad, la bombilla si que se ha apagado en varias ocasiones y no ha tenido un uso completamente continuo durante todos esos años, sin embargo, ninguno de estos parones corresponden a alguna avería de la propia luminaria.

1906: La bombilla fue trasladada de la estación de bomberos situada en la Second Street a una nueva estación de bomberos situada en la First Street.

1937: La bombilla se apagó durante aproximadamente una semana debido a que la estación estuvo de reformas.

1976: La bombilla fue trasladada a una nueva estación de bombero. Hecho que la mantuvo cerca de 22 minutos apagada durante ese traslado.

20 de mayo de 2013: La bombilla se apagó por la mañana debido a un fallo en la fuente de alimentación. Un joven australiano que observaba la bombilla en directo se percató del apagón y se puso en contacto con la estación de bomberos. Nueve horas más tarde la bombilla volvió a encenderse.

Una bombilla lleva funcionando sin parar de 1901 ¿Es esto posible?
Michael Macor, The Chronicle

Existen diversas teorías que intentan explicar la extraordinaria vida de la bombilla:

Continuidad en el funcionamiento

Una bombilla lleva funcionando sin parar de 1901 ¿Es esto posible?

Puede que la bombilla se haya apagado y encendido en tan pocas ocasiones y tan espaciadas en el tiempo que el filamento ha tenido la oportunidad de quemarse a una velocidad constante. Al no tener que enfriarse y volver a calentarse de forma repetida, la durabilidad de la bombilla habría podido aumentar exponencialmente.

Casualidad

Una bombilla lleva funcionando sin parar de 1901 ¿Es esto posible?

Otras de las teorías más populares sugiere que la extraordinaria vida de la bombilla se debe a un cúmulo de casualidades que solo pasan una vez en la vida. Este tipo de bombillas eran fabricadas a mano mediante soplado, por lo que la singularidad de su forma, su tamaño, la estructura del filamento y otros factores que no se pueden lograr mediante la producción en masa hacen de esta bombilla algo único e irrepetible.

Obsolescencia programada

Una bombilla lleva funcionando sin parar de 1901 ¿Es esto posible?

El 23 de diciembre de 1924, los fabricantes más importantes de bombillas del mundo se reunieron en Ginebra para llegar a un acuerdo. GE, Philips, Tokyo Electric, Osram y otros muchos se reunieron para crear lo que se conoce como el Cártel Phoebus. El cártel dividió el mundo en zonas de mercado para controlar y mantener el dominio de cada empresa. También decidieron limitar la vida media de sus bombillas a 1.000 horas, aproximadamente la mitad de la vida útil que las bombillas del momento eran capaces de alcanzar.

El cártel se disolvió en la década de 1930, en parte debido a la intervención del gobierno y la legislación sobre comercio justo, y también porque competidores más pequeños pudieron hacer frente a los gigantes vendiendo sus productos mucho más baratos.

Una bombilla lleva funcionando sin parar de 1901 ¿Es esto posible?Y aunque la soberanía del cártel fue bastante corta, su legado perdura hasta nuestro tiempo. Las acusaciones de obsolescencia programada están a la orden del día, cada vez que se avería un móvil justo después de que se termine su garantía hace que lluevan las quejas (justificadas o no) que tienen como origen la reunión de Ginebra.

De cualquier manera, la bombilla centenaria se ha convertido en la prueba perfecta que reafirma la postura de las personas que creen que las empresas aún conspiran para acortar la vida de sus productos con fines de lucro. De hecho, en un documental de 2010 llamado «The Lightbulb Conspiracy» se habla sobre el tema teniendo a la mítica bombilla de San Francisco como referencia.

Sea como sea, 115 años es una cifra increíble para una bombilla tan modesta como esta. ¿Hasta cuándo continuará iluminando nuestras vidas?

¡Comparte la historia de esta curiosa bombilla con todos tus amigos!

Fuente: Mentalfloss