Un padre de 3 niños cuenta lo «poco» que hace su mujer en un día normal mientras se queda en casa con sus hijos

Convertirse en padre es una de las cosas más difíciles que te puede pasar en la vida, pero también una de las más gratificantes. La paternidad es cosa de dos, pero en muchos hogares es la madre la que decide quedarse en casa para cuidar de los más pequeños, y poco se habla de su duro trabajo.

Un día de duro trabajo del que poco se habla

Un padre de 3 niños cuenta lo "poco" que hace su mujer en un día normal mientras se queda en casa con sus hijos
DaDMuM / Facebook

DaDMuM es una familia de 5 que comparte su rutina con todos sus seguidores y que han conseguido enamorar a su audiencia con su sinceridad y honestidad, pero este post en el que el padre explica cómo ha sido su duro día de trabajo en una reunión importante ha dejado a todo el mundo boquiabierto.

Un padre de 3 niños cuenta lo "poco" que hace su mujer en un día normal mientras se queda en casa con sus hijos
DaDMuM / Facebook

«Hoy toca día masivo de trabajo. Tenemos nuestra reunión mensual de todos los jefes senior. Tengo que viajar durante 5 horas entre coche y tren

Cuando por fin llegué y todo empiece, tendré que sentarme durante todo el día y hacer cosas importantes de trabajo y tener grandes conversaciones de trabajo. Es agotador. 

Mientras tanto, ¿qué hace mi mujer? No mucho. 

Todo lo que tiene que hacer es despertar a dos niños, vestirlos y alimentarlos mientras amamanta al tercero. 

Entonces necesitará llevarlos fuera a un parque para que saquen toda esa energía, ¿qué difícil puede ser eso? Todo lo que tiene que hacer es organizar sus bolsas, encontrar sus sombreros, hacer aperitivos, guardar un cambio de muda y meterlo todo y a todos en el coche. 

Entonces, mientras están en el parque, tendrá que alimentar al bebé otra vez porque eso es lo que hace. Sin dejar de darle de comer, tendrá que interactuar con los otros dos y ayudarlos y estimularlos lo suficiente para que no se aburran. Nada del otro mundo. 

Entonces, sin duda, necesitarán ser llevados afuera o a un parque para sacar toda esa energía. ¿qué tan fácil es eso? Todo lo que tiene que hacer es organizar sus bolsas, encontrar sus sombreros, hacer aperitivos y un cambio de ropa, y meterlos en el coche.

Entonces, mientras están allí, tendrá que alimentar al bebé otra vez porque eso es lo que hace. Sin dejar que suene de él, tendrá que interactuar con los demás y ayudar a los demás y a estimularlos lo suficiente como para no aburrirse. Es fácil de verdad.

Después irá a casa donde arreglará la comida. Probablemente no se la comerán. Cuando consiga que se duerman unos minutos, correrá a hacer algunas compras online, básicamente comestibles, ¡Qué vida! Como si no fuera capaz de ir al supermercado con los 3 niños por su cuenta. 

En cuanto despierten de su siesta tendrán ganas de montar en sus bicicletas, scooters, karts y correr por el jardín. Mientras se sentará y volverá a dar de comer a Teddy. A las 16:00, empezarán a cansarse de nuevo y se volverán gruñones. Luchará con ellos sobre cosas tan estúpidas como «No le pegues a tu hermano». 

Sobre las 17:00 querrá saber dónde estoy y cómo va mi día. El pedido que ha hecho está a punto de ser entregado y los chicos se están volviendo locos. Teddy tiene que estar en brazos y ella tiene que dar de comer al resto y empezar la rutina nocturna. Yo responderé con un mensaje de «te llamo» porque estoy muy ocupado. 

Preparará la cena, los verá comer, correr a darle un baño, vestirlos para la cama y todo eso en una hora y con una mano, sigue con el bebé en brazos. Agotada tras el tormento de día y sin un segundo para ella misma me llamará de nuevo para ver dónde estoy. Estará cansada, maloliente, frustrada y harta de que la toquen. Estará irritable, asqueada y solo querrá una ducha, un champú y una taza de té caliente. 

Entraré a casa a las 19:30 después de mi día masivo. Ella estará mirando a su teléfono de cerca luchando para no quedarse dormida. Los comestibles estarán fuera todavía porque no ha reunido las fuerzas para hacerles sitio en la nevera. 

Probablemente tendrá que preparar nuestra cena. 

El fin de semana le dirá a Knox (nuestro hijo) que tiene una moto nueva porque ‘Papi trabaja muy duro para nuestra familia’.

Como dije, hoy es un día enorme para mi. Gracias señora de DaDMuM por todo lo que haces por nosotros. Tú eres el pegamento de esta familia«.

Un padre de 3 niños cuenta lo "poco" que hace su mujer en un día normal mientras se queda en casa con sus hijos
DaDMuM / Facebook

La próxima vez que pienses que has tenido un día duro, acuérdate de lo difícil e invisibilizado que está el trabajo de una madre que cuida a sus hijos en casa.

¿Conocías el duro trabajo de una madre? ¿Debería ser más reconocido?

¡Compártelo con todos tus amigos para que sepan lo duro que es quedarse en casa a cuidar a los más pequeños!

Fuente: dadmumlifeImagen de portada: dadmumlife