Una anciana se viraliza con todos sus vecinos cuando iba a perder su casa

Anne Glancey es una profesora jubilada que nació, creció y vivió en la misma casa durante toda su vida. Anne es una mujer introvertida y vive aislada del resto del mundo desde hace varios años.

{keyword}
People

Su casa cada día está peor, y el ayuntamiento le notificó que si no realizaba las reparaciones necesarias se enfrentaría a una multas de hasta 3000 euros por día.

Anne no tenía dinero para las reparaciones y, debido a su aislamiento, tampoco cuenta con amigos ni familia que le ayuden.

La pintura del edificio se cae, el jardín y las malas hierbas están fuera de control y un viejo coche abandonado se oxida en su entrada.

Anne estaba preocupadísima y no sabía que hacer, hasta que un día encontró a su vecinos haciendo algo que nunca hubiera imaginado…

{keyword}
Facebook / Kristin Polhemus

La mayoría de las parejas pasan sus veranos acampando, viajando, de relax o viviendo aventuras, pero Kiristin y Adam emplearon su verano en algo diferente.

Esta pareja pasó el verano arreglando la casa Anne.

Adam y Kristin se mudaron a la casa de al lado de Anne hace cinco años. Fueron las primeras personas con las que Anne entabló cierta relación en años.

{keyword}
Facebook / Kristin Polhemus

La pareja sabía de la situación de Anne, pero cada vez que hablaban de ello con Anne, ésta cambiaba de tema rápidamente.

Ese verano la pareja decidió ayudar a Anne a librarse de las posibles multas de una vez por todas.

{keyword}
Little Things

Muchos vecinos, amigos y voluntarios colaboraron en la reparación de la casa.

Había mucho trabajo por hacer y les llevó casi todos los fines de semana del verano  terminar las reparaciones.

{keyword}
Facebook / Kristin Polhemus

Con el tiempo, Anne comenzó a salir de su caparazón. Al principio no salía de su casa mientras el resto trabajaban, pero ahora les lleva pastel de zanahoria casero y zumo de naranja recién exprimido.

Para cuando llegó septiembre su casa estaba perfecta. Pintada como nueva, con un hermoso césped y el destartalado coche había desaparecido.

{keyword}
People

Por fin Anne podía dejar de preocuparse por las multas y ademas conoció y se hizo amiga de muchos de sus vecinos.

La pareja estima que las reparaciones hubieran costado unos 15000 euros en manos de un profesional.

{keyword}
People

El ayuntamiento retiró todas las multas de Anne tras comprobar que todas las violaciones del código habían sido reparadas.

{keyword}
People

¿Crees que ahora Anne será más abierta con sus vecinos? ¿Sacrificarías tu verano por alguien a quien apenas conoces?

¡Comparte esta conmovedora historia de cómo una comunidad unida cambia vidas!

Fuente: People / Little Things