Los 8 Rompedores diseños de aviones que podríamos ver en un futuro cercano

El transporte aéreo es un método de viaje muy habitual en nuestra sociedad. Cuando la mayoría de la gente imagina aviones comerciales, visualiza la configuración estándar de un fuselaje tubular y dos alas. Sin embargo, los ingenieros aeroespaciales de todo el mundo están desarrollando nuevos diseños para futuros aviones que revolucionarían los viajes aéreos.

A continuación te mostramos 8 propuestas de aviones para el futuro:

1- Aéreo Dirigible

Los dirigibles jugaron un papel fundamental en la aviación comercial antes de que desapareciesen a mediados del siglo XX. Sin embargo, algunos diseñadores aeroespaciales intrépidos están desarrollando varios diseños para volver a utilizar estas aeronaves.

Una de las ideas más interesantes es el dirigible Aether. El diseñador, Mac Byers, se dio cuenta de que su aeronave tenía que ser diferente a las aeronaves del pasado para que la gente no la asociara con desastres como la explosión de Hindenburg. Es por eso que el dirigible Aether tiene una apariencia estilizada y semejante a la de un tiburón que transmite seguridad y futurismo.

Este dirigible es más parecido a un crucero que a un avión comercial normal. Conceptualmente, la aeronave Aether viajaría haciendo rutas por diferentes lugares a la vez que ofrecería suficientes comodidades para que los pasajeros no tuvieran que abandonar la aeronave si no lo desean.

Aunque el diseño es solo un concepto, nos ofrece una idea de lo que nos depara el futuro. Estas naves son más económicas, tienen una gran capacidad de carga útil y ofrecen una experiencia de viaje completamente nueva para los turistas.

2- Boeing  X-48

Aunque Boeing recientemente comenzó la producción de su avión 787, sus ingenieros ya están trabajando en su próximo avión comercial. Esta vez, Boeing planea hacer algo radicalmente diferente.

En lugar del mismo diseño de fuselaje y alas, los ingenieros de Boeing están buscando crear un avión de pasajeros en el que ambas partes se combinan para crear una sola.

Tanto la NASA como Boeing están experimentando con alas combinadas con fines comerciales y militares. Para explorar las posibilidades aerodinámicas, los dos grupos trabajaron juntos para construir el X-48, un avión a reacción sin tripulación construido a partir de esta novedosa idea.

Las pruebas del X-48 fueron exitosas, demostrando que el avión tenía una carga útil alta, era más silencioso de lo esperado y tenía una eficiencia de combustible extremadamente buena. En base a esto, parece obvio que los aviones con alas combinadas son el futuro de la industria aeroespacial.

3- Motores de reacción A2

Otro gran impulso en el sector aeroespacial son los aviones de línea hipersónicos. Mientras que el Concorde y el TU-144 hicieron historia como los primeros aviones comerciales supersónicos operados comercialmente, los ingenieros modernos ahora están buscando diseñar aviones comerciales que sean capaces de alcanzar velocidades superiores a Mach 5.

A la vanguardia está la compañía británica Reaction Engines Limited, que diseñó un concepto para un avión llamado A2. Este avión de aspecto futurista viajaría a velocidades hipersónicas y sería respetuoso con el medio ambiente. A máxima velocidad, el A2 podría volar desde Australia hasta el norte de Europa en solo 5 horas.

4- Bombardier Antipode

No hace mucho, la compañía canadiense Bombardier a sacado a la luz su nuevo concepto de jet comercial al que han llamado Antipode. Diseñaron un pequeño avión que solo transporta a unas pocas personas pero puede volar a Mach 24. A esa velocidad, el Antipode podría viajar desde Nueva York hasta Londres en solo 11 minutos.

Una de las mayores preocupaciones de este prototipo es que el cuerpo del avión podría calentarse demasiado a esas velocidades debido a la fricción del aire. Como contramedida, el Bombardier propone una solución llamada modo de penetración larga. El sistema usaría unos orificios de ventilación situados en el morro del avión desde donde se expulsaría aire frío supersónico sobre el fuselaje para enfriarlo y al mismo tiempo reducir el ruido de la barrera sónica.

5- Boeing Pelican

A principios de la década de 2000, Boeing investigó la construcción de un nuevo avión transoceánico llamado Pelican. Aunque está diseñado principalmente para transportar carga, las ideas que hay detrás del diseño del Pelican son aplicables para aviones comerciales. En concepto, el Pelican era un enorme avión que usaba el efecto suelo para volar.

El efecto de suelo es un fenómeno aerodinámico en el que objetos que vuelan a poca altura pueden atrapar el aire debajo de ellos y usar el «cojín» que se genera para deslizarse rápida y eficientemente sobre el agua. El Pelican aprovecharía el efecto suelo sobre el océano, volando solo a 6 metros sobre el agua.

Durante el vuelo por tierra, el Pelican volaría a altitudes normales. Al utilizar el efecto suelo, Boeing esperaba que el Pelican fuera extremadamente eficiente en combustible, lo cual era importante debido a su tamaño. Con una envergadura de 150 metros, el Pelican sería el avión más grande del mundo.

Aunque el diseño fue prometedor, Boeing no ha vuelto a retomar el concepto desde principios de la década de 2000 por razones desconocidas. Sin embargo, es probable que el concepto de un transporte de efecto suelo reaparezca en la aviación civil porque puede transportar cargas comparables a los buques pero a velocidades más altas y con un costo mínimo de combustible.

6- SAX-40

Los 8 Rompedores diseños de aviones que podríamos ver en un futuro cercano

Incluso cuando los aviones viajan a velocidades subsónicas, el ruido de su motor es molesto para las personas que viven cerca de los aeropuertos. Para combatir el problema, un grupo del MIT y la Universidad de Cambridge desarrollaron el SAX-40, un concepto de avión súper silencioso.

Los aviones son ruidosos principalmente debido a las irregularidades en sus cuerpos, por lo que el SAX-40 es altamente aerodinámico. Debido a su geometría, el SAX-40 tiene mucho más superficie de apoyo que un avión normal. Como resultado, no necesitaría utilizar los alerones auxiliares que se extienden en las alas durante el despegue y el aterrizaje, lo que reduciría el ruido del avión.

Las tomas de aire del motor están en la parte superior del avión, lo que permite que el fuselaje proteja a las personas del suelo del ruido del motor. Para reducir el ruido del escape del motor, el SAX-40 utiliza escapes variables que cambiarían de forma durante el vuelo con un ruido mínimo.

El avión solo generaría 63 decibelios de ruido en el despegue y el aterrizaje fuera del perímetro del aeropuerto. Para que te hagas una idea, los jets normales generan unos 100 decibelios. El SAX-40 generaría tanto ruido como una unidad de aire acondicionado.

7- SpaceLiner

El Centro Aeroespacial Alemán (GAC) está desarrollando su propio diseño para viajes de alta velocidad. Sin embargo, en lugar de confiar únicamente en ideas estándares de aviones, el GAC está desarrollando un avión espacial llamado SpaceLiner.

En concepto, el SpaceLiner combina las mejores características de un cohete y un avión. Al igual que el transbordador espacial de EE.UU., el SpaceLiner usa el concepto de dos etapas. El avión espacial se pondría en órbita con la ayuda de un cohete criogénico de refuerzo, que luego caería a la tierra.

Para que el avión sea reutilizable, los alemanes están desarrollando un método efectivo para capturar el cohete que cae del cielo. A altitudes extremadamente altas, el SpaceLiner aceleraría a Mach 25, lo que le permitiría volar desde Australia a Europa en menos de 90 minutos.

8- Concorde 2

Aunque el Concorde, el primer avión supersónico, fue descartado, su legado sigue vivo con la próxima generación de aviones. El año pasado, Airbus ganó los derechos de patente por el diseño de un nuevo avión llamado Concorde 2. Siguiendo los pasos del avión original, esta segunda versión superaría los límites y se convertiría en el primer avión hipersónico.

El punto clave de venta del nuevo avión sería su velocidad de crucero a Mach 4.5. Para ello, el Concorde 2 usaría tres tipos de motores. El avión usaría chorros de elevación para un despegue vertical, similar a los que utilizan los cazas Harrier.

Una vez que el Concorde 2 estuviese en el aire, un motor de reacción haría que la nave alcanzase velocidades supersónicas, y finalmente, unos estatorreactores ubicados en las alas acelerarían el avión hasta su velocidad de crucero de Mach 4.5.

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Listverse