Un grupo de motoristas escoltan a un chico con Síndrome de Down en su camino a la escuela

El acoso escolar se ha convertido desgraciadamente en algo habitual en muchos colegios, institutos e incluso en muchos trabajos. Lamentablemente, las personas con discapacidades o necesidades especiales suelen ser víctimas de este tipo de maltrato.

Sean Maehrer es un joven que tiene Síndrome de Down. Sean iba a entrar en primero de secundaria en un instituto de Allentown, Pensilvania, y su madre estaba muy preocupada por si sus nuevos compañeros de clase se mofaban de él y no era aceptado en el instituto, como ya había ocurrido en su anterior colegio.

Un grupo de motoristas escoltan a un chico con Síndrome de Down en su camino a la escuela
Facebook / Shawn Gaffney

Los familiares de Sean compartieron en Facebook su preocupación por este tema y pronto comenzaron a recibir innumerables muestras de apoyo.

Un club local de motos conocido por su apoyo a las tropas de Estados Unidos, se enteraron de la publicación en Facebook. En sólo dos días, lograron organizar una escolta muy especial para Sean en su primer día de clase.

Un grupo de motoristas escoltan a un chico con Síndrome de Down en su camino a la escuela
Facebook / Shawn Gaffney

En la mañana del 1 de septiembre de 2015, un grupo de decenas de motoristas se detuvieron frente a la casa de Sean.

Los vecinos salieron de sus casas para presenciar el momento en el que Sean salió de casa a conocer a sus nuevos amigos.

Un grupo de motoristas escoltan a un chico con Síndrome de Down en su camino a la escuela
Facebook / Shawn Gaffney

Los motoristas querían enviar un mensaje muy importante a los estudiantes, querían transmitirles que antes de burlarse de un compañero, debían pensárselo dos veces. El objetivo de esta acción era hacer de Sean uno de los chicos más «guays» de la escuela y hacerles ver que le tenían bien protegido.

Un grupo de motoristas escoltan a un chico con Síndrome de Down en su camino a la escuela
Facebook / Shawn Gaffney

Aunque a simple vista, debido a sus chupas de cuero, sus tatuajes o los piercings que llevan, puedan parecen personas agresivas, tienen un corazón enorme.

Los padres de Sean estaban abrumados por tanto apoyo. Nunca podrían haber imaginado que el primer día de instituto de Sean sería tan especial.

Un grupo de motoristas escoltan a un chico con Síndrome de Down en su camino a la escuela
Facebook / Shawn Gaffney

Los motoristas incluso le dieron a Sean su propio casco de moto personalizado.

La madre de Sean lloraba de emoción mientras observaba a los motoristas escoltar a su hijo en su camino hacia la escuela.

Un grupo de motoristas escoltan a un chico con Síndrome de Down en su camino a la escuela
Facebook / Shawn Gaffney

A día de hoy, los motoristas le escoltan a los partidos de fútbol que juega Sean y le animan desde las gradas.

Un grupo de motoristas escoltan a un chico con Síndrome de Down en su camino a la escuela
Facebook / Shawn Gaffney

Sean ha hecho nuevos amigos y escoltas de por vida. Sin duda, no podemos juzgar un libro por su portada.

Un grupo de motoristas escoltan a un chico con Síndrome de Down en su camino a la escuela
Facebook / Shawn Gaffney

¡Comparte esta preciosa historia con todos tus amigos!

Fuente: Little Things