Este último acto heroico de una víctima de violencia doméstica salvó la vida de su bebé

En la noche del 14 de septiembre de 2014, un equipo de Armas y Tácticas Especiales llegó a una casa de tres pisos en Smyrna, Georgia, después de que varios vecinos llamasen pidiendo ayuda. Lo que nadie se esperaba era que dentro de esa casa, la violencia doméstica ya se había vuelto mortal.

Cuando los agentes entraron dentro de la casa, se encontraron los cuerpos de Jessica Arrendale, una mujer de 37 años y su novio Antoine Davis de 30. Antoine parecía haberse suicidado.

{keyword}
Facebook Jessica Arrendale

Lo que los oficiales no sabían al entrar era que, sorprendentemente, la hija de ambos de tan solo 5 meses había sobrevivido al incidente.

Jessica tenía una hija llamada Naiomi de 15 años de edad y Antoine también tenía dos hijas de una relación anterior. Aún así, decidieron tener una hija en común y así nació Cobie.

{keyword}
Facebook Jessica Arrendale

Antoine era un infante de la marina estadounidense que había servido a la nación en la guerra de Irak. Aunque la madre de sus hijas mayores dijo que siempre había sido un padre cariñoso, la guerra le había dejado muy tocado y sufrió episodios de depresión severa.

{keyword}
Youtube

La relación entre Jessica y Antoine era muy tensa, estaban en medio de una batalla legal por la custodia de Cobie. Según la madre de Jessica, Antoine había golpeado a Jessica en varias ocasiones. En la noche del asesinato, cuando la pareja llegó a casa, estalló una grave discusión. Antoine persiguió a Jessica alrededor de toda la casa. Con su bebé en brazos y un bate de béisbol en la mano, trató de defenderse. Pero Antoine era más fuerte que ella y utilizó ese mismo bate para golpearla.

{keyword}
Youtube

Jessica corrió al baño y se encerró. Pero la maldad de Antoine superaba cualquier barrera. Agarró un rifle de asalto y golpeó la puerta. Disparó a Jessica en la cabeza y, por suerte de alguna manera no se dio cuenta de que llevaba al bebé escondido tras su regazo, salió de la habitación. Jessica, aún estando mortalmente herida, en lo único en lo que pensaba era en salvar la vida de su bebé. Se arrastró hasta dejar a su bebé a los pies del wc y ella murió tirada en el suelo.

{keyword}
Jessica Arrendale

Antoine fue a buscar a Cobie a su habitación. Al no encontrarla, se pegó un tiro.

Los vecinos se alarmaron al escuchar los fuertes ruidos de disparos y llamaron a la policía. Dado el peligro de la situación, un equipo completo de oficiales, evacuaron los alrededores de la casa.

{keyword}
Youtube

Al no saber si existían rehenes en el interior de la casa, los agentes pasaron toda la noche intentando persuadir al agresor para que se entregase. Finalmente, tras introducir un robot en la casa y ver el interior, los agentes entraron.

Bajo el cuerpo de Jessica, descubrieron a Cobie. Tenía hipotermia y había sufrido lesiones en la cabeza durante el altercado, pero aún seguía viva. Jessica supo protegerla incluso después de su muerte.

{keyword}

Facebook Naiomi Arrendale

Naiomi y Cobie ahora viven con los padres de Jessica.

A pesar de esta desgarradora historia, estas preciosas niñas no deben tener duda alguna del amor que su madre sentía por ellas. Lo demostró hasta su último segundo de vida.

{keyword}
Facebook Jessica Arrendale

Desde aquí animamos a que todas esas mujeres que están sufriendo violencia doméstica hablen sobre su caso con sus familiares y llamen al 016 para recibir la asistencia necesaria.

¡Comparte este artículo con todos tus amigos si tú también estás en contra de la violencia de género!

Fuente: Hefty