Esta mujer fue a hacerse la pedicura. No imaginó lo que le pasaría después…

Sonia Algara no sabía lo que le esperaba cuando el 15 de Marzo decidió acudir a un salón de belleza en Santa Clara, California, Estados Unidos.

Sonia acudió al salón Dinasty Nails y ahora está demandándolo por lo que ha sucedido…

Esta mujer fue a hacerse la pedicura. No imaginó lo que le pasaría después...
Yelp

¿La razón?

Sonia recibió una sesión pedicura que derivó en una fuerte infección y finalmente llevó a que tuviesen que amputarle su dedo meñique ¡Qué horror!.

La chica alertó al salón de belleza de antemano de que tenía diabetes y por ello es más propensa a las infecciones. Según ella, el empleado del salón que realizaba el servicio le hizo un corte entre sus dedos cuarto y meñique.

Esta mujer fue a hacerse la pedicura. No imaginó lo que le pasaría después...

Según la demanda ‘La incisión produjo mucho dolor e infección, y finalmente, condujo a que el dedo meñique del pie tuviera que ser amputado’

De acuerdo con la CBS de Los Ángeles, Sonia informó al empleado del horrible dolor que había sufrido y se fue al hospital inmediatamente donde le diagnosticaron la infección que se estaba extendiendo.

Una semana más tarde, Sonia ya no tenía dedo meñique. Sonia, que no puede subir escaleras o usar cierto tipo de zapatos, ahora también tiene problemas de equilibrio debido a la pérdida del dedo. Está demandando al salón de belleza por ‘gastos médicos, angustia mental y angustia emocional’ como resultado de la infección y la cirugía a la que ha tenido que someterse.

Esta mujer fue a hacerse la pedicura. No imaginó lo que le pasaría después...
Yelp

Su abogado Daniel Rafii declaró para la CBS ‘Sonia ha perdido el sentido de la independencia y la fuerza, no es solo un dedo’ además el problema no ha sido solo para ella, sino que se ha propuesto ayudar a evitar que esto vuelva a ocurrir. ‘Debe de existir un sistema de calificación. Tenemos redes sociales que nos permiten calificar los diferentes sitios y esto puede ayudar, pero no creo que sea suficiente para saber si un lugar es seguro o no’.

Un empleado del salón declaró que no hay pruebas de que Sonia hubiese estado en el salón el día que reclama la denuncia por lo que a la afectada le queda una lucha dura por delante.

El salón de belleza tiene tres estrellas y media en Yelp y una mezcla entre excelentes críticas y otras pobres en su web. Además alegan que todos los instrumentos son lavados y desinfectados después de cada cliente y envueltos para protegerlos de infecciones.

¿Tiene la amputación de Sonia más que ver con su condición pre-existente o es todo culpa del salón? ¡Déjanos tu opinión!

Fuente Hello Giggles