Descubre por qué no deberías estrechar la mano de los demás

Ponte en situación, estás en una reunión muy importante y después de varias horas de negociación consigues llegar a un acuerdo. Te relajas, cuadras tus papeles y miras cómo la otra persona te ofrece la mano, claro está, un acuerdo no se cierra hasta que no hay un buen apretón de manos. Pero, ¿Y si esa persona ha ido al baño y no se ha lavado las manos?

¿Le tenderías la mano a la otra persona para estrecharla? ¡Errooooor! Realiza mejor una reverencia o el llamado «wai», quizás pierdas el importante acuerdo de negocios, pero al menos tendrás la seguridad de que no le das la bienvenida a gérmenes ajenos…

Descubre por qué no deberías estrechar la mano de los demás
Dragon Images/Shutterstock

Para los no iniciados, el wai es el saludo tradicional de Tailandia, seguramente ya lo hayas visto alguna vez, es ese en el que se presionan las palmas de las manos en forma de oración y luego se inclina ligeramente la cabeza.

Cuanto más altas se sitúen las manos, más respeto se muestra hacia la otra persona. Existen saludos análogos en toda Asia, desde el namasté indio hasta la sampeah camboyana. Este gesto de gratitud se utiliza para todo, para pedir disculpas, para denegar ofertas comerciales e incluso para despedir a los clientes de los establecimientos.

Por el contrario, si bien es verdad que el apretón de manos occidental se está extendiendo por todo el mundo. Este esto no es tan amable como podría parecer. De hecho, el apretón original surgió como una forma sencilla de descubrir si otra persona llevaba armas escondidas bajo la manga. Por tanto, no tenía mucho que ver con una demostración de confianza, gratitud o disculpa.

Descubre por qué no deberías estrechar la mano de los demás
rudall30/Shutterstock

Además de ser una forma de comunicación corporal, los apretones de manos son también vehículos naturales para la propagación de enfermedades infecciosas. De hecho, se estima que casi el 80% de las infecciones se transmiten por las manos.

Este dato tan aterrador llevó al doctor Tom McClellan de la Universidad de Virginia a defender un saludo más seguro, el choque de puños. No es la primera vez que alguien se posiciona en contra del apretón de manos, otros expertos en salud ya promovieron otro saludo más seguro como chocar los codos como forma de saludo durante el brote de cólera de Haití, el susto de gripe porcina de México y la reciente epidemia de Ébola.

¿Por qué no terminan de cuajar estos saludos? Lo cierto es que chocar los codos es un movimiento demasiado torpe, mientras que chocar los puños parece poco formal. Imagínate saludando a tu jefe con el puño, solo faltaría que lo acompañases con un «what’s up bro

Descubre por qué no deberías estrechar la mano de los demás
WAYHOME studio/Shutterstock

Por otra parte, los besos en las mejillas son incluso más propensos a transmitir la gripe. Ahora piensa, ¿cuál es el factor de contacto de la reverencia asiática? Cero. No sería esta la opción más razonable que todos deberíamos utilizar a partir de ahora.

Existe un pequeño problema, y es que los saludos de cada cultura reciben cierto respeto, por lo que la apropiación de los mismos podría considerarse como un comportamiento irrespetuoso hacia al patrimonio y costumbres de una nación.

Sin embargo, como sucede con la comida y la música, la cultura está destinada a ser compartida. ¿Por qué no dejar de lado el saludo occidental en favor a la humilde y pulcra inclinación de cabeza?

¿Cómo saludarás a partir de ahora? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: OzyImagen de portada: Antonov Roman/Shutterstock