Aprende a preparar un kit de supervivencia a partir un bote de pastillas

Si alguna vez te encuentras en una situación complicada, un simple bote de pastillas podría ser todo lo que necesites para sobrevivir. Con la ayuda de este pequeño envase podremos crear un kit de emergencia versátil y sobre todo, cómodo y portátil.

Es importante señalar que este kit solo está destinado a cubrir una situación de emergencia inesperada, por esa misma razón, no debemos guardar en él objetos que sepamos que vamos a utilizar con antelación durante nuestro viaje.

Deberemos llevar este kit con nosotros en todo momento, de ahí que busquemos que sea fácil de guardar en cualquier bolsillo, y solo deberemos recurrir a él cuando todas las otras alternativas nos hayan fallado o no la tengamos a nuestro alcance.

Sigue leyendo para aprender cómo crear tu propio kit de supervivencia:

Aprende a preparar un kit de supervivencia a partir un bote de pastillas
DavidPinoPhotography/Shutterstock

Para preparar este kit, lo primero y más indispensable que necesitarás será un antiguo bote de pastillas. Cualquier envase estanco podrá servir para nuestro objetivo, sin embargo, recuerda que mientras mayor sea su tamaño, más objetos podremos guardar en él pero menor será su capacidad portátil.

El objetivo principal de este kit de supervivencia es que seamos capaces de llevarlo a cualquier parte casi sin darnos cuenta, por lo que solo deberá contener lo absolutamente indispensable.

Por otra parte, las botellas de material transparente nos permitirán conocer qué objetos hay guardados en ellas y cuál es su ubicación dentro de la misma con facilidad.

Mini linterna

Aprende a preparar un kit de supervivencia a partir un bote de pastillas
Pavel Skopets/Shutterstock

Es importante que podamos contar con alguna fuente de luz en el caso de que nos caiga la noche en algún lugar desconocido. Una linterna pequeña cumplirá con este cometido a la perfección.

Este será uno de los objetos de mayor tamaño que añadiremos a nuestro kit, por lo que deberemos de introducirlo en primer lugar para cerciorarnos de que habrá lugar para el resto de objetos.

La linterna no deberá ser muy grande, ya que, además de que tiene que entrar en la botella, es una linterna que solo utilizaremos para salir del paso en un entorno oscuro, para hacer señales luminosas o asustar a algún animal en una situación de emergencia. Recuerda que en condiciones normales, nunca debería utilizarse, de ahí que sea de ‘emergencia’.

Cerillas

Aprende a preparar un kit de supervivencia a partir un bote de pastillas
Peter Vanco/Cerillas

También será necesario que dispongamos con una fuente de hacer fuego para cocinar, para calentarnos, para hacer señales o para protegernos. Lo más recomendable sería poder guardar un mini encendedor con el que podríamos hacer fuego las veces que queramos e incluso para poder ver en la oscuridad en algún momento dado.

Si no tenemos ninguno a nuestra disposición, un par de cerillas podrán cumplir con la tarea de forma eficiente. Recuerda que las cerillas necesitan fricción para ser encendidas, por lo que también será necesario que guardes la tira de papel de lija de los laterales de la caja para poder tener donde rascar las cerillas.

Caramelo

Aprende a preparar un kit de supervivencia a partir un bote de pastillas
Oliver Hoffmann/Shutterstock

No, no queremos el caramelo para satisfacer nuestro deseo por los dulces. En realidad, lo último que queremos cuando estamos en mitad de una situación de supervivencia es que nos dé un bajón de azúcar que nos incapacite o nos lleve a tomar malas decisiones.

Guarda un pequeño caramelo duro en tu kit de supervivencia embotellado para combatir un arrebato de hambre. Si bien es cierto que no nos alimentará a largo plazo, nos aportará un chute de energía cuando sea necesario.

Papel de aluminio

Aprende a preparar un kit de supervivencia a partir un bote de pastillas
Lorena Fernandez/Shutterstock

Una hoja de papel de aluminio puede llegar a ser más útil de lo que imaginas. Podremos utilizarla como espejo para hacer señales, para hacer un cacillo, para hacer un embudo, para ampliar la señal de una antena o radio, para reparar circuitos eléctricos…

Las posibilidades que nos ofrecen un pliego de papel de plata son casi infinitas. Corta un pedazo y pliégalo tantas veces como puedas para que quepa en la botella sin problemas. Ten en cuenta que luego deberás desplegarlo, así que dóblalo con esmero si quieres que cuando lo necesites te pueda ser de utilidad.

Tiritas

Aprende a preparar un kit de supervivencia a partir un bote de pastillas
Pamela D. Maxwell/Shutterstock

Con la ayuda de una de estas tiritas podremos evitar que alguna pequeña herida pueda infectarse. Lo cierto es que contar con algunas vendas o puntos de papel, puede marcar salvarnos la vida al impedir que algún rasguño en la piel se abra y empeore.

Toallitas de manos desinfectantes

Aprende a preparar un kit de supervivencia a partir un bote de pastillas
CebotariN/Shutterstock

Contar con un sobre que contenga un par de toallitas desinfectantes puede evitar que pasemos algún que otro apuro. Antes de intentar vendar cualquier herida, necesitamos desinfectarla. Estas toallitas son una estupenda alternativa cuando no se dispone de un botiquín médico a mano o queremos desinfectar alguna herramienta para curarnos o para comer.

Imperdible

Aprende a preparar un kit de supervivencia a partir un bote de pastillas
JLMcAnally/Shutterstock

Por lo general, suele ser bastante aconsejable tener un imperdible resistente a mano. Como habrás podido comprobar, estos pequeños elementos son increíblemente útiles incluso para situaciones que no son de emergencia.

Uno de estos pasadores puede ser utilizado para reparar tiendas, sujetar vendajes, o eliminar pequeñas astillas o arena de una herida, siempre esterilizándolo primero, por supuesto.

Aprende a preparar un kit de supervivencia a partir un bote de pastillas
Viralsugar

Ya tienes todo lo necesario para tu kit de emergencia. A la hora de guardar los objetos, es recomendable que comiences con los más voluminosos, que utilices los materiales flexibles para envolver al resto y que coloques los fósforos en un lugar en el que no se puedan romper.

Esta composición sugerida no es la única ni la mejor, si tienes la oportunidad puedes completar el kit con un anzuelo y un sedal para conseguir alimento en zonas de rio y pantanos, una vela de cumpleaños para mantener una llama e iluminar, unas pinzas pequeña para  retirar espinas, un silbato para hacer señales acústicas…

Una vez que hayas acabado tu kit de supervivencia personalizado, quedará lo más importante, guardarlo en algún lugar que siempre te acompañe. Este kit es la última ayuda a la que deberíamos recurrir, y por esa misma razón, debemos estar seguros de que siempre podremos contar con ella.

¿Qué te ha parecido este consejo de supervivencia? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Littlethings