8 Cosas que seguramente no sabías sobre el alcohol para la próxima vez que bebas una copa

Casi todos nosotros hemos abusado del alcohol en algún momento de nuestras vidas, y como consecuencia, hemos sufrido las consecuencias de tal abuso, que normalmente no suelen ir más allá de pasar una hora tirado sobre la taza del inodoro. Sin embargo, la presencia del alcohol se siente en todos los niveles de la sociedad.

A continuación te mostramos 8 hechos relacionados con la embriaguez:

1- Tiny Toons

Tiny Toon Adventures fue un programa para niños emitido a principios de los 90. Era la nueva generación de los Looney Tunes, algo así como unas versiones en miniatura de los personajes originales.

En su mayor parte, los episodios eran bastante alegres, pero un episodio llamado «One Beer» tomó un giro algo más oscuro. En dicho episodio, Buster, Plucky y Hamton (los equivalentes a Bugs Bunny, Daffy Duck y Porky Pig) encuentran una sola botella de cerveza en el interior de una nevera.

Sin pensárselo dos veces, los tres pequeños sacan la cerveza a escondidas de la casa y la consumen en un parque cercano. Después de darle un trago, los tres acaban borrachos. El resto del episodio simplemente pasa a detallar las consecuencias de intimar con el alcohol: se quedan sin hogar e incluso roban un coche policial.

En los últimos segundos se revela que el capítulo había sido creado con el objetivo de mostrar a los niños que consumir alcohol no es nada bueno.

El episodio fue emitido el 18 de septiembre de 1991 y fue posteriormente prohibido por su controvertido contenido.

2- Blackout

shutterstock 606414617
Marcos Mesa Sam Wordley / Shutterstock

Uno de los muchos efectos secundarios no tan agradables del consumo del alcohol pueden ser los blackouts, una forma de amnesia. Podríamos diferenciar dos tipos de blackouts: «fragmentario» (que tiende a durar unos minutos) y «en bloque» (que suelen durar bastante más tiempo).

Contrariamente a la creencia popular, los blackouts están relacionados con la rapidez con la que una persona bebe y no con la cantidad de alcohol que consume. Probablemente puedas consumir cerveza durante toda una noche y no sufrir ningún blackout, y sin embargo, tomarte varios chupitos de tequila de una vez y perder todo recuerdo.

Este proceso se origina tras el bloqueo de los receptores de la porción del hipocampo del cerebro. Las personas no «olvidan» las cosas que ocurren mientras se desmayan, en realidad, el cerebro nunca llegan a registrarlas. Algunas personas parecen estar genéticamente más predispuestas a experimentar estos bloqueos que otras, probablemente debido a la química del cerebro.

3- Diferencias entre razas

shutterstock 284570003
Monkey Business Images / Shutterstock

Aunque no hay duda de que todas las personas del mundo somos iguales, si que hay pequeños detalles que nos diferencian en ciertos aspectos. Uno de ellos es la forma en que cada persona procesa el alcohol dependiendo de la parte del mundo en que haya nacido.

Esta pequeña diferencia está determinada principalmente por dos enzimas, la alcohol deshidrogenasa (ADH) y la acetaldehído deshidrogenasa (ALDH), las cuales pueden existir en varias formas diferentes. La ADH determina qué tan rápido tu cuerpo metaboliza el alcohol, mientras que la ALDH toma el producto de desecho de este proceso, el acetaldehído, y lo descompone en ácido acético y agua.

En este sentido, dos comunidades particularmente afectadas son las formadas por los nativos americanos y los asiáticos. Ciertas combinaciones de las enzimas ADH y ADLH pueden hacer que los nativos americanos y los asiáticos sean más propensos al alcoholismo.

4- Alcohol para debatir

shutterstock 393838741
akturer / Shutterstock

No es sorprendente que el alcohol afecte significativamente en los procesos de pensamiento. Mientras estamos ebrios, nuestra mente realiza pensamientos y deducciones que nunca haría si estuviésemos sobrios.

Si bien esto ocasionalmente puede derivar en un encuentro sexual lamentable, también puede conducir al nacimiento de una idea genuina muy de vez en cuando.

Curiosamente, en sus historias, el antiguo erudito griego Heródoto describió el hábito persa de debatir ideas importantes mientras se pasaba alternativamente del estado ebrio y sobrio.

Heródoto murió hace más de 2.400 años, y la veracidad de algunas de sus historias ha sido cuestionada. Voltaire lo llamó «El padre de las mentiras». Sin embargo, es muy tentador creer que los persas resolvieron sus problemas mientras bebían vino sin conocimiento.

5- Cómo beber sin emborracharse (tal vez)

{keyword}
Beer Street Journal

Dada una cantidad normal de enzimas, el cuerpo humano procesa una sola unidad de alcohol en una hora, aproximadamente 355 mililitros de cerveza o 44 mililitros de licor fuerte. Beber a un ritmo mayor que el indicado, con el tiempo hará que una persona se emborrache.

La sabiduría popular afirma que nada puede eliminar el alcohol aparte del tiempo (ni siquiera el café caliente o las duchas frías). Sin embargo, Jim Koch afirma que esto no es del todo correcto. Koch podría considerarse toda una autoridad en esto del alcohol, pues es el cofundador y presidente de Boston Beer Company, compañía que distribuye la cerveza Samuel Adams.

Koch aprendió del Dr. Joseph Owades, un experto en bioquímica del Instituto Politécnico de Brooklyn, que consumir levadura de cerveza antes de beber cerveza aumentaba enormemente nuestra tolerancia al alcohol. Owades descubrió que la levadura activa contiene una gran cantidad de la enzima ADH antes mencionada.

En teoría, tomar alrededor de una cucharadita por cada bebida que pretendas beber acelerará la metabolización del alcohol consumido. Owades incluso patentó una píldora llamada Prequel para frenar los efectos del alcohol.

Algunos científicos por su parte señalaron que, la capacidad de Koch para beber con tanta energía probablemente proviene más de la tolerancia corporal que se obtiene tras innumerables noches de borrachera.

6- Mayor inteligencia

shutterstock 307978829
ART production / Shutterstock

Múltiples estudios realizados durante las últimas 5 décadas han confirmado un hecho bastante curioso: cuanto más inteligente es una persona, más probable es que consuma alcohol en exceso.

De primeras, uno podría suponer que ciertos componentes relacionados con la inteligencia podría tener cierto peso en este hecho: una persona más inteligente tiene más probabilidades de tener un trabajo bien remunerado y una posición social más alta.

Sin embargo, cuando se consideraron otros factores importantes (edad, sexo, ingresos, religión, educación, raza y otros) los investigadores siempre llegaron a la conclusión de que la inteligencia misma es el mayor precursor del consumo de alcohol. La reciprocidad entre el consumo de alcohol y la inteligencia es notable, y aquellos que son extremadamente dotados son más propensos a emborracharse.

El porqué de esta relación sigue siendo desconocido, pero si hay algo claro es que los ejemplos de genios alcohólicos abundan en múltiples campos. El autor Ernest Hemingway, el artista Vincent Van Gogh, el estadista Winston Churchill y el compositor Tchaikovsky fueron conocidos por su afición por el alcohol.

7- Beber alcohol por obligación

shutterstock 585864182
Maglara / Shutterstock

El alcohol tiende a fluir a raudales durante muchas festividades, aunque muy pocas lo requieren. La fiesta de Purim es una festividad judía, celebrada anualmente el 14 del mes judío de Adar (o 15 de Adar en las ciudades amuralladas) en conmemoración del milagro relatado en el Libro de Esther en el que el pueblo judío logra sobrevivir a un intento de ser aniquilado bajo el mandato del rey persa Asuero.

La conmemoración se celebra con una gran fiesta llamada «Seudat Purim«, donde el vino se consume en grandes cantidades. Según el Talmud, «Rava dijo: Una persona está obligada a beber en Purim hasta que no sepa la diferencia entre ‘maldito sea Amán’ y ‘bendito sea Mardoqueo«.

8- Mejora el rendimiento

shutterstock 290601992
Georgii Shipin / Shutterstock

Por extraño que parezca, hay un deporte donde el alcohol se ha utilizado para mejorar el rendimiento de un atleta. ¿Imaginas cuál puede ser? Nada más y nada menos que el tiro deportivo. ¿Alguna vez pensaste que mezclar alcohol y pistolas sería buena idea?

Uno de las habilidades más importantes a la hora de disparar un rifle, es saber mantener la mano estable para ganar precisión. Para calmar los nervios y disminuir la velocidad de sus latidos durante los eventos, algunos tiradores bebían una pequeña cantidad de alcohol momentos antes de competir. Ahora parece extraño que nunca ocurriese una desgracia, ¿verdad?

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Listverse

Últimos artículos