7 Misteriosas historias en alta mar de extrañas desapariciones que se fueron sin dejar rastro

Igual de asombrosos e impresionantes como son los océanos del mundo, lo pueden ser también los misterios que se esconden bajo sus aguas. De hecho, a día de hoy todavía existen zonas del océano que ningún humano ha podido visitar, ¿quién sabe qué podremos encontrar allí?

Aún así, no hay que irse a las profundidades de los océanos para encontrar misterios que no tienen respuesta.

A continuación te mostramos 7 misterios del mar que aún no han sido resueltos:

1- USS Scorpion

{keyword}

En febrero de 1968, el submarino USS Scorpion partió de Norfolk, Virginia, y se dirigió hacia el Mediterráneo. Tres meses más tarde tuvo algún contratiempo que originó su hundimiento en el fondo del océano.

El 27 de mayo de 1968, los familiares de la tripulación del submarino esperaron en vano el regreso de sus seres queridos. Varios meses después, la Marina finalmente encontró los restos del Scorpion y confirmó que los 99 hombres a bordo habían perdido la vida.

Todas las investigaciones acerca de qué causó la tragedia resultaron infructuosas. Poco tiempo después, el foco de atención se trasladó a cosas más importantes cuando se descubrieron los restos del Titanic ese mismo año.

Investigaciones posteriores tampoco arrojaron ningún tipo de luz sobre el asunto. Existen muchas teorías conspiranoicas que sostienen que el submarino pudo haber sido hundido tras un ataque soviético que nunca vieron venir; aunque hay quienes creen que fue un fallo de los propios torpedos del Scorpion los que pudieron ser los culpables.

2- Submarino del Mar Báltico

A finales del 2014, dos aviones de combate rusos entraron en el espacio aéreo de Suecia sin permiso. Por la misma época, un agente de inteligencia del gobierno sueco fue secuestrado y llevado a la fuerza a Moscú por agentes rusos. Una nave de vigilancia rusa tuvo que ser escoltada fuera del espacio aéreo de Estonia por aviones de la OTAN justo un mes después.

Sumado al nerviosismo sueco, varias personas informaron haber visto un misterioso barco parecido a un submarino ruso en el Mar Báltico. El ejército no tardó en investigar los avistamientos, sin embargo, nunca encontraron ningún rastro del misterioso submarino. Los medios inmediatamente se subieron al carro, llamando a esta búsqueda «La caza del Octubre Rojo«.

Era inevitable que durante la búsqueda, los recuerdos de la Guerra Fría aflorasen de nuevo en aquellos que la habían vivido. Era casi como un deja vu, pues durante las décadas de los 70 y los 80, Suecia realizó diversas búsquedas infructuosas de submarinos rusos. El misterioso submarino que tantos vieron en el Mar Báltico nunca fue descubierto.

3- Isla Bermeja

{keyword}
Wikimedia

En la década de los 70, isla Bermeja fue clave para que México pudiese establecer una zona de comercio de 200 millas náuticas. Unos 20 años después, la isla desapareció sin dejar rastro. Junto con la isla se perdieron documentos importantes que contenían un tratado sobre las principales reservas de petróleo que había dentro de la isla.

La desaparición de estos documentos dio lugar a teorías conspirativas acerca de que la CIA tenía algo que ver con la desaparición de la isla, asegurando que Estados Unidos lo había planeado todo para obtener el petróleo. La teoría principal sostiene que la CIA hizo estallar la isla para expandir la zona económica de los EE. UU.

4- Muerte de ballenas en el Golfo de Alaska

En 2015, 30 ballenas quedaron varadas en las costas de Alaska. La mayoría murió dentro del archipiélago de Kodiak. Si bien las algas tóxicas parecían ser la razón lógica de la muerte de estos mamíferos en un principio, los científicos pronto se dieron cuenta de que no podía ser así, ya que ninguna otra especie aparecía muerta en ninguna de las playas.

Unos meses antes, también se produjo el fallecimiento masivo de araos comunes a lo largo de las costas de Alaska, aunque los científicos no están seguros de sí las aves y las ballenas murieron por la misma causa.

El hecho de que el misterio de la muerte masiva de ballenas permanezca sin resolver es bastante perturbador. Los expertos creen que todas las ballenas murieron al mismo tiempo. Las pruebas para descartar la ingestión de materia tóxica se ha realizado en uno solo de los ejemplares hasta el momento, y una investigación en toda regla podría tardar años en completarse.

Incluso una investigación de este calibre podría no dar ninguna respuesta en cuanto a qué pudo haber causado la muerte de estas ballenas.

5- SS Edmund Fitzgerald

{keyword}
Greenmars

El Lago Superior es tan grande que se comporta como un mar interior, llegando incluso a experimentar tormentas propias. En noviembre de 1975, una enorme tormenta azotó el lago justo cuando el gigantesco transportador de mineral SS Edmund Fitzgerald partió hacia Detroit.

A la mañana siguiente, el Fitzgerald y otro barco transportista, el Arthur M. Anderson, alteraron sus rutas hacia el norte para proteger a los barcos y a tripulación de los vendavales cada vez más fuertes.

El capitán Ernest McSorley, a cargo del Fitzgerald, sabía que no se trataba de una tormenta común, así que informó a la Guardia Costera de que su barco estaba en peligro. Alrededor de una hora después de que el capitán pidiese ayuda por radio, el barco desapareció del radar.

El Anderson llegó a Whitefish Bay de una sola pieza, sin embargo, su capitán, Bernie Cooper, en un verdadero acto de valor decidió regresar a la terrible tormenta para buscar a la tripulación del Fitzgerald. Solo encontró dos botes salvavidas y un chaleco flotando en el agua.

Tan solo una semana después, un barco de búsqueda encontró el pecio del Fitzgerald a más de 150 metros de profundidad bajo las aguas del lago. La nave estaba completamente destrozada.

Ni un solo cuerpo fue recuperado del naufragio. Aunque es cierto que la tormenta fue la causa principal del hundimiento, todavía sigue siendo un misterio qué fue exactamente lo que causó el naufragio del barco, y quizás más importante, dónde yacen los restos de sus tripulantes.

6- El Patanela

{keyword}

En octubre de 1988, Michael Calvin y su amigo John Blissett se embarcaron en una goleta de lujo llamada Patanela. Los dos tripulantes partieron de Fremantle, Australia, hacia Whitsundays. Desde allí, continuaron hacia Port Lincoln, donde Calvin le envió una carta a su hermana gemela en la que le contaba lo bien que estaba yendo el viaje y lo bueno que era el clima.

Los dos jóvenes también estaban muy emocionados porque planeaban comenzar su propio negocio de viajes en barco. Calvin incluso mencionó a su hermana que él y Blissett habían decidido poner un mensaje en una botella en el que se regalaban unas vacaciones gratis a bordo del barco de lujo a quien la encontrara.

Trágicamente, los sueños de Calvin y Blissett nunca se realizarían, ya que unas semanas después de que Michael Calvin escribiese la feliz carta a su hermana, el Patanela desapareció en la costa de Sydney. Michael Calvin y John Blissett nunca fueron vistos ni se supo nuevamente de ellos.

En la víspera de Año Nuevo de 2007, Sheryl Waideman, su esposo y su hermano fueron a la playa cerca de Eucla (Australia Occidental) para entrar en el año nuevo nadando en el mar. Waideman estaba paseando tranquilamente cuando vio la botella dejada por los dos jóvenes desaparecidos.

La nota incluía el número de teléfono de John Blissett y la posición del barco en el momento que el texto fue escrito. Qué fue lo que pasó en el mar en 1988 todavía es un misterio.

7- John Halford

{keyword}

En 2011, John Halford, de 63 años, dirigía su propio negocio y estaba a punto de celebrar su vigésimo quinto aniversario de bodas con su esposa, Ruth, con quien compartía tres hermosos hijos. Halford estaba en la cima del mundo, pero todavía tenía un sueño que quería cumplir antes de retirarse, ir de crucero. Su sueño se hizo realidad ese mismo año cuando inició un crucero de siete días el 31 de marzo.

Algunas horas antes de que el crucero llegase a puerto, John Halford envió un mensaje a su esposa sobre los detalles del vuelo que debía tomar para que pudiese recogerlo en el aeropuerto.

Ruth, que había echado mucho de menos a su marido, no podía esperar a ir al aeropuerto y encontrarse con él. Por desgracia, antes de que ella pudiera irse recibió una llamada de la compañía de cruceros para informarle de que John había desaparecido en algún momento entre la medianoche y las 7:00 de la mañana siguiente.

John Halford nunca más fue visto. Su esposa y sus hijos temen que se pudiese haber precipitado por la barandilla del crucero, aunque la compañía responsable niega rotundamente que eso fuera posible. Trágicamente, Halford es solo una de las más de 150 personas que han desaparecido misteriosamente en cruceros desde el cambio de milenio.

¡Comparte las historias con todos tus amigos!

Fuente: Listverse