10 Hombres tatuados: el estudio que demuestra que tener un tatuaje te hace sudar menos convirtiéndose en un problema

Cada vez son más personas las que deciden «decorar» su piel de forma permanente. Las razones para hacerlo varían desde la conmemoración de un ser querido o un animal, a marcar una ocasión especial o un lema, hasta la predilección por un dibujo concreto.

Hasta ahora, varios estudios han analizado sus peligros, pero recientemente un nuevo informe alerta de que los problemas podrían deberse a la forma en la que la tinta afecta a la sudoración corporal.

{keyword}
wikimedia

El estudio, dirigido por Alma College, profesora de fisiología en el Universidad Alma de Michigan, contó con 10 hombres sanos de alrededor de 21 años. Cada uno tenía un tatuaje en un lado de la parte superior de su cuerpo, por ejemplo en un brazo, pero no en el otro.

Los investigadores estimularon químicamente las glándulas sudoríparas, utilizando nitrato de pilocarpina, que inicia la sudoración. Después de 20 minutos, los investigadores encontraron que la piel tatuada generó alrededor de la mitad de la cantidad de sudor que la piel no tatuada.

También tenía una composición diferente, que contenía aproximadamente el doble de sodio que el lado no tatuado. Los resultados no variaron en función al tiempo que tenían los tatuajes.

{keyword}
wikimedia

Un tatuaje implica colocar permanentemente la tinta alrededor de 3-5 mm bajo la piel, la misma profundidad a la que se encuentran las glándulas sudoríparas.

Aunque son cautelosos con nuestros resultados, ya que el proceso usado para estimular las glándulas sudoríparas difiere del proceso normal, que consiste en enfriarse después de un aumento en la temperatura corporal, observaron, sin embargo, que este estudio podría proporcionar una prueba de concepto para otros estudios.

Las personas tatuadas pueden estar más en riesgo de lesiones relacionadas con el calor, ya que sus cuerpos no son capaces de expulsar el calor tan rápidamente.

{keyword}
wikimedia

Ya que se trata de un estudio extremadamente pequeño, es un poco pronto para sacar conclusiones. Esperemos que más estudios sigan indagando en el tema y nos alerten sobre si se trata de un peligro real.

Y si quieres ser todo un experto en el tema de los tatuajes, tienes que leer: «10 Sorprendentes hechos sobre los tatuajes que no sabías».

¿Tienes tatuajes? ¿Habías oído alguna vez que un tatuaje podría afectar a tu sudoración? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte este estudio con tus amigos!

Imagen de portada: Kiselev Andrey Valerevich y Albina Glisic / ShutterstockFuente: iflscience / dailymail / huffingtonpost