Un vecino aterroriza al perro de otro con un dron

Nick tiene un vecino un poco peculiar. Tiene un dron y hace todo lo que puede para molestar a todos los de su alrededor. Aterrorizó a este perro durante meses pero finalmente sobrepasó los límites.

El dron planeaba frente a otras casas y ventanas, intentaba echar carreras con los coches que estaban en la carretera, y lo peor de todo era que tenía el hábito de volar su dron en el patio sobre el perro de Nick.

Un vecino aterroriza al perro de otro con un dron
Shutterstock, Inc.

El perro se aterrorizaba con el dron y a Nick le preocupaba lo que podría ocurrir si el dron le golpeaba.

Nick le pidió a su vecino en varias ocasiones que por favor no volase el dron en su patio, y le explicó que asustaba a su perro. El vecino no le hizo caso alguno y continuó haciéndolo, por lo que Nick se vio obligado de llamar a la policía.

Desafortunadamente, no había mucho que pudiesen hacer, salvo pedirle que por favor no volase sobre la casa de Nick.

Finalmente, a finales de diciembre, el perro se cansó de las molestias y se las ingenió para coger al dron justo cuando se dirigía hacia él. Destruyó el dron, era un batiburrillo de plásticos y cables.

Un vecino aterroriza al perro de otro con un dron

El vecino estaba muy enfadado. Irrumpió en casa de Nick insultándolo y amenazándolo, pero Nick lo ignoró. Una semana más tarde, recibió una citación para el tribunal; el vecino exigía 850€ por el valor del dron y 280€ adicionales por, supuestamente, negarle el acceso a la propiedad de Nick (el dron estuvo en el patio durante un par de horas antes de que lo recogiese).

Nick recurrió a LegalAdvice en busca de ayuda. Resulta que la demanda que el vecino le puso fue lo mejor que le podía haber pasado. Cuando llegó al juzgado, el juez básicamente se rió de las afirmaciones del vecino, de que había entrenado a su perro a conciencia para atacar a su dron. Pero el vecino no sabía que Nick iba preparado.

Tenía docenas de fotos del patio en las que se veía que era imposible que su vecino sobrevolase accidentalmente cerca de su perro, vídeos de él acosando al perro y tenía guardado todas las facturas del veterinario. 650€ de una radiografía, otra de 230€ por sedar al perro, 380€ de una revisión dental.

Un vecino aterroriza al perro de otro con un dron

Después estaba el coste de los medicamentos anti-ansiedad y una revisión secundaria, comida húmeda durante una semana en caso de que sus dientes estuviesen dañados, y un extra sólo por buena medida. Al final, el vecino terminó debiéndole casi 1900€.

Actualmente está siendo investigado por la administración federal de aviación (FAA) por no tener un dron registrado y por violar varias normas de la FAA relativas al vuelo del dron como volar demasiado cerca de un aeropuerto, demasiado cerca de otras personas, fuera de la vista del operador y por encima de la altitud máxima.

Si tienes un dron, ya sabes, intenta no molestar a tus vecinos o te puedes ver envuelto en una situación similar.

¡Comparte la historia de este vecino con tus amigos y familiares!

Fuente: hrtwarming