Unos buzos descubren unos animales encerrados en horribles jaulas submarinas en mitad del mar

El pasado marzo, un grupo de buzos se fueron a explorar las aguas que rodean la lejana isla de Kokoya, que se encuentra en Indonesia. Es un sitio ideal para nadar e investigar; su agua cristalina es el hogar de una gran variedad de vida marina maravillosa y el clima es siempre cálido.

Pero lo que los buceadores descubrieron allí fue una pesadilla. En el fondo del océano, justo al lado de la costa, habían una serie de jaulas submarinas. Dentro de estas jaulas estaban dos dugongos, un extraño animal marino que está estrechamente relacionado con el manatí.

{keyword}
Twitter

Al principio, los buceadores no estaban seguros de cómo o por qué estos gentiles gigantes habían llegado allí pero una cosa era cierta: necesitaban liberarlos.

El grupo de buzos se encontró con una madre y su bebé que estaban retenidos en dos jaulas separadas. La madre incluso estaba atada por la cola.

{keyword}
Delon Lim

Cuando supieron la verdad, se quedaron todavía más horrorizados. Se enteraron de que los animales habían sido capturados por un pescador local que pedía dinero a los turistas a cambio de ver a los animales.

Aunque los buzos no estaban seguros de cuanto tiempo llevaban capturados los dudongos, las cicatrices en la cola de la madre sugerían que habían pasado por lo menos varias semanas. A pesar de que el pescador les prometió liberar a los animales, los buceadores realizaron fotos y vídeos para publicarlos en las redes sociales.

[instagram url=https://www.instagram.com/p/BC4vM87wIMX/]

Esto fue algo bueno ya que un día después, las autoridades de la vida salvaje aparecieron y encontraron a los dudongos todavía dentro de sus jaulas. Por fin los pobres animales quedaron en libertad.

{keyword}
Twitter

Los dudongos están actualmente en peligro de extinción, así que hemos tenido mucha suerte de que los buzos encontrasen a estos dos y se asegurasen de que volvieran a estar libres. Es horrible pensar lo que hubiese ocurrido si estos buzos no hubiesen aparecido por allí.

Debería ser impensable que en la época que vivimos este tipo de acciones se sigan realizando y que el hombre siga destruyendo el mundo y las especies que habitan en él. Si no ponemos remedio, puede que mañana ya sea tarde.

¡Comparte este rescate con tus amigos!

Fuente: Honesttopaws

Ăšltimos artĂ­culos