Una pareja tiene que hacerse sus fotos de boda con una mujer tomando el sol que no quería quitarse de en medio

Cuando piensas en bodas, ¿qué es lo primero que te viene a la mente? ¿Familia? ¿Amigos? ¿O tal vez alguien sin escrúpulos tomando el sol y saliendo en cada una de tus fotos? Bueno, resulta que el último, aunque parezca surrealista, es bastante posible, y es solo una de las muchas formas de las que alguien puede estropear por completo las fotos de tu boda.

Mark Ling y su esposa Mandy Cripwell nunca esperaron que su sesión de fotos pudiera arruinarse de una manera tan extraña, ya que las fotos debían tomarse en un lugar muy popular, en Torquay, Inglaterra.

De acuerdo al hijo de Mark, Marcus, el bañista no estaba muy interesado en dejar paso a los recién casados. «Fui hacia ella y le pedí que se moviera y fingió estar dormida», dijo. «Es un lugar conocido donde se realizan las sesiones de fotos para las bodas, por lo que ella sabía que no teníamos otra opción. La mitad de la población de Torquay hacen las fotos de bodas en ese jardín». Más tarde, cedió y se echó a un lado, pero dejó todas sus cosas a la vista. Uno de los miembros de la familia describió toda la situación como «surrealista, grosera e irrespetuosa».

Aunque la mayoría de la gente cree que la mujer debería haberse mudado, para no estropear toda la sesión de fotos, muchos otros han comentado que, como ella fue la primera en llegar allí, tenía derecho a quedarse. ¿Qué piensas al respecto?

Desplázate hacia abajo para ver la situación completa por ti mismo

{keyword}
Mark Ling
{keyword}
SWNS

Como has podido comprobar, la mujer se apartó un par de metros de la pareja, pero decidió seguir tomando el sol con la cabeza tapada, sin importarle en absoluto que los invitados y los propios novios tuvieran que seguir adelante la sesión de fotos con ella.

¿Qué te ha parecido su actitud? ¿Habías visto algo parecido antes? ¡Publica tus impresiones en la sección de comentarios!

¡No olvides compartirlo con tus amigos y familiares!