Una mujer es torturada en el centro de Londres para recrear el maltrato que sufren los animales en algunas empresas

La compañía de cosméticos Lush quería atraer la atención del público para mostrarle porque están en contra de utilizar animales como conejillos de indias para sus nuevos productos.

La manera en la que lo han hecho no es nada convencional ya que decidieron realizar una actuación en pleno centro de Londres.

Esta actuación constaba de artistas que se habían presentado voluntarios y recreaban lo que las compañías le hacían a los animales en sus laboratorios para probar los productos antes de sacarlos al mercado.

{keyword}
LUSH

Un ejemplo es el de Jacqueline Traide, una estudiante de 24 años de Oxford que se ofreció voluntaria para demostrar cómo forzaban a los animales a tragar diversos productos.

Mantuvieron su boca abierta a la fuerza con unos enganches de acero fijados a una cinta elástica que se aseguraba detrás de su cabeza. Esto le provocaba náuseas y ansiedad, cosa que también le ocurre a los animales.

{keyword}
LUSH

Eso fue tan sólo el principio. A continuación, procedieron a rociarle los ojos con productos químicos. El pánico puede verse en los ojos de la chica que gritaba antes los horrorizados espectadores.

{keyword}
LUSH

La prueba duró más de diez horas y se le hicieron cosas como afeitar su pelo. Los espectadores veían el sufrimiento y podrán sentir que era muy real.

{keyword}
LUSH

Jacqueline sabía a lo que iba a someterse cuando firmó el contrato, pero como activista por los derechos de los animales sabía que tenía que enseñarle a la gente por lo que pasaban esos animales. Por suerte para ella, después de diez horas se pudo ir a casa, al contrario que los pobres animales que utilizan para los experimentos.

{keyword}
LUSH

La campaña atrajo a una gran cantidad de curiosos y a la prensa durante las 10 horas y está ayudando a concienciar a todo el mundo sobre este tema.

{keyword}
LUSH

Los ensayos con animales para probar cosméticos fueron prohibidos en Inglaterra en 1998 y en 2013 se extendió a toda la Unión Europea.

El problema es que sigue siendo legal en Estados Unidos, por lo que las empresas hacen allí las pruebas por lo que esperamos que iniciativas como estas ayuden a terminar con este problema por todo el mundo.

¡Comparte este artículo y ayuda a concienciar a todo el mundo sobre este problema!

Fuente Hefty 

Últimos artículos