Una madre se burla de un hombre con la cara sucia delante de su hija sin saber quién era

La historia que le ocurrió a Andy Ross de Vancouver (Washington) es una de esas que se recuerdan toda la vida.

Todo comenzó cuando fue a una tienda a comprar algo de comer después de ir a trabajar y una niña se quedó mirándole fijamente ya que tenía suciedad por toda la cara.

La reacción de la madre de la pequeña ante esto fue de lo más curiosa y Andy, ex médico de operaciones especiales, no dudó en reaccionar.

Una niña pequeña se quedó mirando a Andy fijamente

dirty man educates mother andy ross 1 5b178b8a8091e 700
Facebook Andy Ross

Andy actualmente trabaja en la industria de la construcción, por eso tenía la cara sucia. Al ver que la madre le decía a la niña «es por eso que tienes que estudiar» no dudó ni un segundo en intervenir y presentarse a la madre.

«Hablé porque no creo que sea correcto que un niño crea que porque estás sucio significa que no tienes educación», aclaraba Andy. «Conozco a muchos hombres y mujeres muy sucios y son muy inteligentes y educados», proseguía.

La apariencia no determina la educación ni inteligencia

Ross le dijo a la madre y a la niña para empezar que él estaba sucio pero era educado. Tiene un diploma de secundaria, título universitario e incluso certificaciones médicas. Por lo tanto, pensar que por estar manchado no ha recibido una educación es algo bastante ignorante.

21768411 10155599183335256 3748132199216693685 n
Facebook Andy Ross

En el segundo punto, Andy le dijo a la mujer que no debía juzgarle por sus tatuajes, ya él estaba muy orgulloso de ellos, pues se los había hecho un gran artista y son una representación del orgullo por su país y su servicio en múltiples viajes de combate como médico de operaciones especiales.

Andy era médico de operaciones especiales de Estados Unidos

Además, el hombre llevaba un sombrero con un alce y le quiso aclarar a la mujer que «Soy co-propietario de Evergreen State Outdoors y me enorgullece ser dueño de una compañía de exteriores y apoyar mis derechos de cazar y ser propietario de armas responsablemente».

18402896 10155179211240256 5531536479849923662 n
Facebook Andy Ross

En el último punto, el ex médico decidió aclarar que eligió trabajar en la construcción porque sentía que un despacho no era para él. Disfruta al aire libre y aunque se tenga que ensuciar, es lo que le gusta hacer. Gana dinero para mantener a su familia y no cree que la apariencia sea un reflejo de tu inteligencia o de la educación.

No hay que juzgar a las personas por la primera apariencia

Con esta historia Andy nos deja una valiosa lección y es que no puedes juzgar a las personas a primera vista, además él mismo asegura con la moraleja de «no seas un padre imbécil que cría a sus hijos para ser igual de imbécil». Por último, el hombre concluía con humor asegurando que necesitaba una ducha.

¿Qué te parece esta historia? ¿Hizo Andy lo correcto? ¡Cuéntanos en los comentarios!

¡Compártelo con tus amigos y familiares para que conozcan esta bonita historia!

Fuente: boredpandaImagen de portada: Facebook Andy Ross

Últimos artículos