Una madre estresada pone solución al caos constante que reinaba en su casa

No cabe duda de que formar una familia y ver crecer a tus hijos es una de las cosas más bonitas y gratificantes que podemos hacer en la vida; sin embargo, no todo es de color de rosas. La realidad es que criar a un hijo puede llegar a ser muy duro. Resulta muy difícil de explicar el esfuerzo y atención que un solo niño necesita a lo largo del día. Pues bien, imagínate por un momento tener a 5 enanos a tu cargo, sinceramente no sabría decir si se trata de una bendición o de una auténtica pesadilla.

En un primer momento, podría parecer algo imposible ya que todo el trabajo se le multiplica por 5. Limpiar, fregar, cocinar, llevar al médico, pagar la escuela, comprar la ropa… ¡Todo 5 veces! ¿Realmente te puedes hacer una idea?

Con el tiempo y la práctica, de alguna forma los padres de las familias numerosas llegan a acostumbrase y son capaces de salir hacia delante con más o menos nivel de estrés. Sin embargo, es imposible no tener una crisis de estrés debido a la ingente cantidad de trabajo que muchas veces puede ser un poco abrumadora.

Esto es exactamente lo que le ocurrió a esta pobre mujer cuando llegó al lavadero y vio que todo estaba hecho un desastre. Por suerte para ella, su marido tenía la solución perfecta.

¿Te gustaría saber qué es lo que hizo? Continúa leyendo…

Una madre estresada pone solución al caos constante que reinaba en su casa«No podía más… Esta noche tuve una pequeña crisis de estrés cuando llegué al lavadero y vi el caos que mis hijos habían formado.

Toda la ropa estaba por el suelo. ¿Que hay ropa limpia en la secadora? ¡Muy bien!, la sacaré y la tiraré al suelo para liarla con la ropa sucia que haya por ahí. O mejor aún, dejaré la ropa en la lavadora durante 45 horas para que adquiera para siempre ese desagradable olor a humedad que tanto le gusta a mamá… No sé en qué piensan mis hijos cuando hacen esto…»

Una madre estresada pone solución al caos constante que reinaba en su casa«Me sorprendió muchísimo ver lo que ocurrió a continuación. Mi marido desaparece y vuelve 30 minutos más tarde con 28 cestas para la ropa, 14 para la ropa clara y 14 para la ropa oscura.

De repente, comienza a explicarme su nuevo sistema de clasificación mientras sube por las escaleras cargando las cestas. ‘Necesitaremos dos cestas en el lavadero y dos en la habitación para cada uno.’ No estoy segura de cómo va a funcionar o de por qué cada persona necesita 4 cestas de ropa, pero puedo garantizar que ninguna otra prenda de ropa volverá a tocar el suelo en esta casa.»

Una madre estresada pone solución al caos constante que reinaba en su casa«Ahora tenemos 28 cestas para la ropa, y no hay ni un solo calcetín por el suelo.

¿No creéis que tengo al marido más dulce y atento del mundo?»

¡Compártelo con todos tus amigos!