Una madre cuenta el gran problema de las personas con discapacidad cuando van al baño que mucha gente ignora

Así empieza la historia de una madre con un hijo con discapacidad. Cuando estás en un restaurante y eres una persona con discapacidad que se encuentra en silla de ruedas y necesitas ir al baño, puede que no tengas demasiados problemas. Te encuentras con una puerta mecanizada, un baño lo suficientemente grande para que la silla gire pero, ¿qué ocurre si tu silla cabe en el baño sin problemas pero luego no puedes maniobrar para acceder al inodoro?

Actualmente hay mas de 3,3 millones de personas en silla de ruedas en los Estados Unidos y un tercio de estas personas necesitan ayuda con las tareas de la vida diaria. Necesitan un cuidador o asistente que les ayude y en los baños públicos solo hay cambiadores para bebés, pero no cuando son más mayores.

Puedes tener suerte y encontrar un baño familiar donde un padre puede llevar a su hija pequeña. Quizás encuentres un cambiador lo suficientemente grande. Sin embargo, esto no resuelve el problema. La mayoría de los padres acaban volviendo al coche para poder cambiar a su hijo sin problema.

Una madre cuenta el gran problema de las personas con discapacidad cuando van al baño que mucha gente ignora

Pero cuando los niños crecen, trasladar una silla de ruedas a un lugar adecuado puede resultar peligroso para la seguridad del niño. La última opción que te queda es usar ese baño de discapacitados y tumbar a tu hijo en el suelo, llevándote unas esterillas para evitar el contacto directo.

Es una opción bastante indignante. Imagina trasladar al minusválido de la silla al suelo y volver a subirlo a la silla. Suena agotador. Sin embargo, nunca nadie ha considerado esto un problema. Esto puede ser porque no salen a la calle debido a las dificultades a las que se enfrentan.

«Desafortunadamente, cada día nos obligan más debido a la edad de mi hijo a irnos a casa antes del final de la película, del partido de fútbol o ​del concierto. Y nuestro hijo se está perdiendo cosas que sus compañeros dan por sentado. Consiguen que familias como la nuestra no salgan,» cuenta esta madre.

Una madre cuenta el gran problema de las personas con discapacidad cuando van al baño que mucha gente ignora

La pareja intenta usar la estrategia de divide y vencerás para conseguir que sus otros hijos no se pierdan las cosas tan maravillosas que les ofrece la vida. Uno se queda en casa con su hijo mientras el otro lleva a sus hijas al cine o una tía se las lleva a Disneyland mientras uno de los padres se queda en casa con su hijo.

Pero no pueden salir a cenar toda la familia o ir a la playa. Es cierto que hay senderos de acceso a discapacitados pero no sirve de nada si sus necesidades básicas no pueden ser atendidas.

Da igual el género, el cuerpo o la discapacidad que tengas. Deberías poder usar el baño en cualquier lugar. Además de baños individuales, se necesitan áreas para usuarios con necesidades especiales.

Una madre cuenta el gran problema de las personas con discapacidad cuando van al baño que mucha gente ignora

Si te fijas en las instalaciones, descubrirás que los baños para discapacitados no tienen una mesa para cambiar a nadie más grande que un bebé. Para ayudar a la causa, hay una organización llamada Changing Spaces que se dedica literalmente a cambiar los espacios destinados a los usuarios de sillas de ruedas. ¡Ayúdanos a cambiar esta situación!

¿Te habías fijado alguna vez en este aspecto de los aseos para minusválidos? ¿Crees que deberían mejorar las instalaciones? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Compártelo con todos tus amigos las barreras con las que se encuentra una persona con discapacidad!

Fuente: UpworthyImagen de portada: Minerva Studio / shutterstock