Una familia de patos llega con seguridad al río con ayuda de una escolta policial

La llegada de la primavera significa que los más pequeños de los animales salvajes van a empezar a aparecer por todas partes. El milagro de la vida se abre camino. En los árboles, podrás comenzar a escuchar el canto de los pequeños polluelos; en los bosques, las criaturas más peludas se dejan ver corretear con sus diminutas crías (Y puede que incluso lleguen a necesitar la ayuda de los humanos, aunque en raras ocasiones).

Los patos nos sorprenden con sus pequeñas y adorables crías que salen del cascarón durante esta época del año, y al cabo de 24 horas, su madre les conduce al agua.

Por desgracia, el sitio en el que forma el nido no está necesariamente muy cerca de cualquier sitio con agua, como un estanque o un río.

La actividad humana puede poner en peligro a los bebés: los peatones y los automóviles que no los ven en su camino pueden llegar a atropellarlos por accidente si la familia de patos se encuentran en su camino, algo similar a lo que le ocurrió a estos patitos. La mamá pata y sus 12 patitos se tuvieron que enfrentar a una peligrosa aventura para poder llegar a su destino final: río del sur de Saskatchewan.

Pero por suerte, dos agentes de la unidad de ciclistas del Servicio de Policía de Saskatoon se fijaron en ellos, y decidieron echarles una mano. Con sus bicicletas, flanqueaban a los patitos que andaban alineados hasta que llegaron a su destino de forma segura.

¡Compártelo si te ha gustado!

Últimos artículos