Una experta del sueño explica los motivos por los que deberíamos ducharnos siempre antes de dormir

Por todos es sabido que una ducha activa tu cuerpo y tu mente para un día lleno de trabajo y numerosos son los estudios que nos dicen cómo, cuándo y a qué temperatura tenemos que ducharnos para activar nuestro metabolismo y afrontar la jornada con las pilas cargadas. Un reciente estudio se ha centrado en probar lo contrario.

¿Puede una ducha antes de dormir relajarte?

La doctora Dianna Augelli del centro para la medicina del sueño del NewYork-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center ha realizado estudios que apoyan la teoría que bañarse antes de irse a dormir es un hábito que todos deberíamos incorporar en nuestras vidas, pero con cierta delicadeza.

Una ducha antes de acostarse ayuda a relajarse y refrescar el cuerpo

img 5a83f46098b93

El único inconveniente es que hay que hacerlo con algo de delicadeza para que llegues a la cama relajado y no con las pilas cargadas. La sincronización es la clave. «La intención no es aumentar la temperatura«, asegura la Dr. Augelli, «al bajar la temperatura le damos la señal a nuestro cuerpo de que nos vamos a dormir«.

¿Cuál es el mejor momento para ducharse?

{keyword}

Lo mejor es meterse en la ducha 90 minutos antes de la hora de dormir. De esta forma el cuerpo tiene tiempo de regular los ritmos circadianos, que son básicamente los que se encargan de tener nuestro cuerpo alerta o preparado para dormir.

Justo después de la ducha te sentirás más activo, alerta y creativo, pero intenta mantener ese subidón de energía a raya, en poco tiempo pasará y empezará el proceso de enfriamiento. Tu cuerpo ya estará listo para dormir y en 90 minutos tu pelo se habrá secado, así que no tendrás que preocuparte de mojar la almohada.

¿Eres de los que te duchas antes de irse a dormir? ¿O prefieres una ducha activadora por las mañanas?

¡Compártelo con tus amigos para que tengan unas relajadas noches!

Fuente: menshealthImagen de portada: shutterstock Por LarsZ