Un padre construyó este pequeño barco cuando falleció el pez de su hijo

A las mascotas se les suele coger mucho cariño. Se convierten en un miembro más de la familia con los que compartimos nuestra vida, por eso, cuando se van, sentimos un gran vacío en nuestro interior. Y por eso, muchas personas, cuando sus mascotas se marchan para siempre, les llevan a cabo un pequeño funeral en homenaje a los años de compañía y fidelidad.

Si además esta mascota es un pececito que ha pasado su vida en el baño de tu casa, aguantando a todos mientras hacían pis y se duchaban, con más motivo se merece un funeral digno. Y eso es lo que hizo exactamente este joven con su pez, Peeping Tom.

{keyword}
Imgur

El pequeño Peepy-T tenía sólo 6 años y medio cuando el padre de su dueño decidió retirar su pecera del sol, y como un pez no puede vivir sólo “espiando a su familia”, murió en la oscuridad.

El padre, sintiéndose mal por el accidente, decidió construirle a su hijo un barco para que pudieran despedirse de su amigo con estilo, convirtiéndolo en un auténtico vikingo.

{keyword}
Imgur

Incluso bautizaron el buque con el nombre de SS Boobies, en honor a las horas que Tom se había pasado mirándole fijamente mientras se duchaban y lo que le gustaba admirar los pechos.

{keyword}
Imgur

Adiós pequeño Peeping Tom, esperamos sinceramente que haya pechos que puedas observar en el cielo de los peces. Te echaremos de menos…¡Hasta siempre!

{keyword}
Imgur

Y así se despidieron de su amigo para siempre, con este bonito homenaje que se lo llevó al cielo en un barco vikingo.

Es una pena que las mascotas tengan que abandonarnos algún día, pero como eso no podemos cambiarlo, por lo menos podemos darles la despedida que se digna que se merecen.

¡No olvides compartir esta simpática historia con tu familia y amigos!

Fuente: DailyDot
Imagen de portada: Imgur

¡No te pierdas nada nuevo!

Te enviaremos lo mejor de cada semana para que sigas disfrutando
Únete con Facebook
Google +
O puedes usar tu correo:
Correo electrónico

¿Y tú qué opinas?