Un jubilado de 67 años acierta el enigma que matemáticos de todo el mundo llevan años sin resolver

En 2014, un jubilado alemán de 67 años estaba cepillándose los dientes cuando se le ocurrió la solución definitiva a un problema que los mejores matemáticos del mundo han intentado resolver durante décadas sin éxito.

Thomas Royen no era un jubilado cualquiera. Se trataba de un antiguo estadístico de una compañía farmacéutica que encontró la solución a la conjetura conocida como la desigualdad de correlación Gaussiana (GCI). Sin embargo, a la comunidad matemática no le interesó y los avances fueron ignorados y aún sigue impregnando de forma muy lenta a la comunidad científica.

Esta conjetura se origina en la década de 1950 y se formula de forma clara en 1972 cuando empiezan a intentar resolverla sin éxito. El principio de GCI dice que si dos formas se superponen, como un círculo y un rectángulo, la probabilidad de golpear a uno, por ejemplo el juego de los dardos, aumenta las posibilidades de golpear también al otro.

Un jubilado de 67 años acierta el enigma que matemáticos de todo el mundo llevan años sin resolver

Hay muchos científicos que han pasado años intentando resolver las ecuaciones. Sin embargo, Thomas no era uno de esos. Solo quería mejorar las fórmulas estadísticas para que la industria farmacéutica tuviese sentido para los datos de ensayos de medicamentos.

Pero, al cepillarse los dientes, se dio cuenta de que GCI se podría explicar a través de formulas estadísticas, lo que simplificaba su función y le permitía usar ecuaciones con las que había trabajado durante toda su vida.

La respuesta a la conjetura la expone en un documento que se llama «Una prueba simple de la conjetura de correlación Gaussiana» en la que solo utiliza técnicas matemáticas clásicas.

Un jubilado de 67 años acierta el enigma que matemáticos de todo el mundo llevan años sin resolver

«Espero que la prueba sorprendentemente simple pueda alentar a los estudiantes a usar su propia creatividad para encontrar nuevos teoremas matemáticos. No siempre se requiere un nivel teórico muy alto,» dijo Thomas.

Aunque no fue reconocido, el jubilado dijo que la sensación de profunda alegría y gratitud al resolver el enigma era una recompensa más que suficiente.

¿Qué harías si te vieses en esa situación? ¿Reclamarías todo tu trabajo o actuarías como este hombre?

¡Compártelo con tus amigos para que conozcan la historia de este jubilado!

Fuente: Independent | Sciencealert Imagen de portada: Sydaproductions | 9george / shutterstock