Un experto en bioquímica afirma que deberíamos comernos los mocos por el bien de la salud

Todos tenemos hábitos poco respetables que tratamos de dejar. Para algunas personas es morderse las uñas o masticar las puntas del pelo, mientras que otras prefieren hurgarse la nariz y comerse los mocos. ¿Acaso no conoces a alguien que lo haga o lo haya hecho?

Aunque prácticamente todos los que estamos vivos en algún momento u otro hemos inspeccionado nuestra nariz, no es exactamente algo de lo que estemos orgullosos. Bueno, ahora los médicos dicen que no debemos sentirnos tímidos por tocarnos la nariz… si es que hacemos algo más…

Un experto en bioquímica afirma que deberíamos comernos los mocos por el bien de la salud

No se puede negar que hurgarse la nariz es un hábito muy sucio. No es exactamente algo que te gustaría que te pillaran haciendo en público. Sin embargo, un médico cree que está bien hacerlo… ¡siempre que te comas los mocos que ahí encuentras!

El Dr. Scott Napper cree que si vas a hurgarte la nariz siempre debes comer la mucosidad que encuentres allí. Eso es porque el moco de tu nariz actúa como un filtro, atrapando bacterias.

Cuando te comes los mocos, en realidad le estás dando a tu intestino un medicamento útil. Napper cree que es la única manera de hacerlo, mientras que otros doctores insisten en que tragamos de manera natural suficiente moco de todos modos.

Un experto en bioquímica afirma que deberíamos comernos los mocos por el bien de la salud

Aunque parezca una broma, es verdad que nadie se ha muerto por hacerlo. Ve a hurgarte la nariz y disfruta de las sabrosas delicias que encuentres allí, ¡son órdenes del doctor!

¿Qué opinas sobre este estudio? ¿Realmente pueden ser buenos los mocos para nuestro organismo? Nunca podemos saber lo que nos depara la ciencia y sus descubrimientos. Desde luego aquí esperamos saber noticias nuevas sobre este estudio.

¿Qué te ha parecido esta última tendencia? ¡Publica tus impresiones en la sección de comentarios!

¡No olvides compartirlo con todos tus amigos y familiares!

Fuente: Scott Napper, University of Saskatchewan 
[chimpmate]

¿Y tú qué opinas?