Un divertido cachorro se mete en un lío al comprobar su dueña el destrozo que había hecho en casa

De vez en cuando, los dueños pillamos a nuestras mascotas con las manos en la masa, pero esta vez los grabaron en vídeo. Tomar malas decisiones es algo que estos perros simplemente no pudieron evitar en estas situaciones, pero resultaron ser momentos graciosos en los que los dueños solo pueden mirar hacia otro lado y reírse.

Una vez que los perros se han decidido a hacer algo malo, al instante sienten remordimiento por sus acciones, pero cada uno de ellos trata el asunto de manera diferente. En este adorable vídeo, puedes ver a una variedad de perros en sus momentos más salvajes. Mientras que algunos piensan que pueden salirse con la suya, otros simplemente actúan para ver qué pasa.

Un divertido cachorro se mete en un lío al comprobar su dueña el destrozo que había hecho en casa

Por muy mala que parezca la situación, no podemos evitar sentir agrado por el hecho de que estas criaturas inteligentes son lo suficientemente curiosas como para superar los límites que les imponemos.

Pero no siempre sabiendo lo que es bueno y malo, su curiosidad los acaba llevando hacia la experiencia con la que aprender la diferencia entre ellos. Entonces, hasta que aprenden, se dejan llevar por la diversión y nos entretienen al resto mientras tanto.

Cuando estos perros se comen comida que no les pertenece, destrozan el jardín o la casa, solo queda una cosa que hacer una vez que los pillas. Saben que no pueden correr y esconderse para encubrir sus acciones, por lo que ponen los ojos grandes y perrunos tan adorables y característicos como les sea posible.

Intentando evitar los castigos se esfuerzan al máximo, agachan la cabeza y muestran cuánto lo lamentan.

Un divertido cachorro se mete en un lío al comprobar su dueña el destrozo que había hecho en casa

Cada perro tiene un final diferente, sin embargo, todos y cada uno de ellos muestran el arrepentimiento en sus rostros después de haberse portado mal. Algunos dueños no pueden evitar abrazar a sus pequeñines tras disculparse, porque rechazar esa cara que ponen tiene que ser de lo más difícil.

¿Qué te ha parecido? ¡Publica tus impresiones abajo en la sección de comentarios!

¡No dudes en compartirlo con tus amigos y familiares!