Te contamos la repugnante historia real que se oculta tras el invento del cepillo de dientes

El cepillo de dientes tal y como lo conocemos hoy día no se inventó hasta 1938. Sin embargo, en el año 3000 a.C. ya existían los primeros utensilios que realizaban las funciones del cepillo de dientes. En las antiguas civilizaciones usaban un «palo de masticar», que era una ramita delgada con un extremo deshilachado que se frotaba contra los dientes, pero no tenía nada que ver con nuestro cepillo de dientes.

En la Inglaterra del siglo XVIII, la higiene dental no era muy efectiva. No existía el cepillo de dientes, por lo que la gente se los intentaba limpiar frotándolos con paños impregnados en ceniza o sal, pero tenía tan mal sabor y obtenían tan pocos resultados que nadie entendía por qué lo hacían.

Te contamos la repugnante historia real que se oculta tras el invento del cepillo de dientes

En 1770, un hombre llamado William Addis, procedente de Clerkenwald, ingresó en prisión por incitar una revuelta. Una vez dentro de la celda se encontró con un montón de tiempo libre y ocupó sus horas muertas inventando cosas. Al fin y al cabo, todos necesitamos tener un hobby.

Un día hizo agujeritos en un hueso y los rellenó con pelos duros y ásperos de animales. Concretamente de la parte posterior del cuello de un cerdo. Descubrió que podía utilizar eso para limpiarse los dientes y que el resultado era bueno. Aunque dicen que fue William el inventor del cepillo de dientes, puede que la idea no fuese completamente suya.

En China ya los usaban desde el año 700 d.C. y los empezaron a exportar a Europa a finales del siglo XVI, por lo que William podía haberlos visto. Sin embargo, es imposible saber si lo copió, pero tampoco importa mucho. Al salir de la cárcel, William fundó la primera compañía que fabricaría cepillos de dientes de forma masiva.

Te contamos la repugnante historia real que se oculta tras el invento del cepillo de dientes

Como hemos comentado antes, para los cepillos de William se utilizaban cerdas de jabalí, pues las de nylon no se empezaron a comerzializar hasta que las introdujo DuPont de Nemours en 1938 con las que realizaron el primer cepillo de dientes de nylon, conocido como Miracle Toothbrush, de Doctor West.

¿Conocías esta historia? ¿Sabías que las cerdas eran antiguamente de otro material? ¿Te imaginas una vida sin poder limpiarte los dientes? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Compártelo con todos tus amigos y familiares para que conozcan el origen del cepillo de dientes!

Imagen de portada: Wavebreakmedia / shutterstock