Te contamos la razón por la que los judíos y los musulmanes no ven un plato de cerdo en su mesa

¿Es una medida higiénica, ecologista o compasiva? En realidad no todos los musulmanes o ni todos los judíos se abstienen de comer cerdo. Sólo los que siguen los preceptos de sus respectivas religiones, ya que es una prohibición religiosa, no cultural.

Las posibles causas de dicha prohibición son muchas, desde la simple transferencia de otras religiones más antiguas, hasta la consideración del cerdo como animal de carne impura cuyo consumo enfermaba a menudo a la gente (hoy sabemos que era debido a un parásito que causa una enfermedad llamada triquinosis y que afecta sólo al cerdo).

Te contamos la razón por la que los judíos y los musulmanes no ven un plato de cerdo en su mesa
Igor Stramyk / Shutterstock

Por mucho que haya imprecisiones científicas en los textos sagrados, las personas que los escribieron no eran «tontas». Podrían no saber sobre la triquinosis, pero sí observaban que las personas que comían animales carroñeros podían enfermar más fácilmente en una época donde las enfermedades eran atribuidas a castigos divinos. Estas prohibiciones (y otras leyes) tampoco eran exclusivas de los judíos sino que eran compartidas por otras tribus y sectas religiosas.

En el Antiguo Testamento, el Creador enumera dos requisitos para que un animal sea kosher (que respeta las prescripciones rituales del judaísmo y que, por tanto, puede ser consumida por los creyentes) para un judío:

1- Los animales deben rumiar2- Los animales deben tener las pezuñas hendidas (partidas)

Si bien los cerdos tienen las pezuñas partidas, no rumian la comida, por lo que para un judío no es apto comer carne de cerdo o sus derivados. Por otra parte, en el apartado de mariscos, solo pueden comer pescados que tengan aletas y escamas.

Te contamos la razón por la que los judíos y los musulmanes no ven un plato de cerdo en su mesa
David Cohen 156 / Shutterstock

A continuación te mostramos una pequeña traducción del mandato divino original que aparece en el Deuteronomio, Capítulo 14: 3-10:

3 Nada abominable comerás.

4 Estos son los animales que podréis comer: el buey, la oveja, y la cabra,

5 el ciervo, la gacela, y el corzo, y la cabra montés, y el íbice, y el antílope y el carnero montés.

6 Y podréis comer todo animal de pezuña partida, que tiene hendidura entre las dos uñas, y que rumia de entre los animales.

7 Pero estos no comeréis de los que rumian o que tienen pezuña hendida: el camello, y la liebre y el conejo, porque rumian, pero no tienen la pezuña hendida; os serán inmundos;

8 ni cerdo, porque tiene la pezuña hendida, mas no rumia; os será inmundo. De la carne de estos no comeréis ni tocaréis sus cuerpos muertos.

9 Esto podréis comer de todo lo que está en el agua: todo lo que tiene aleta y escama comeréis,

10 pero todo lo que no tenga aleta ni escama no comeréis; inmundo os será.

Te contamos la razón por la que los judíos y los musulmanes no ven un plato de cerdo en su mesa
Aisylu Ahmadieva / Shutterstock

El islam nació en pueblos semíticos (igual que los hebreos) en una región donde vivían grupos de judíos. La prohibición de comer ciertos animales bien pudo deberse a un tabú común o a influencias de las leyes judías.

Lo cierto es que la prohibición de comer cerdo también se recoge en el libro sagrado de los musulmanes, el Corán, lo que por otro lado, apunta a que el animal se tenía por maldito no sólo entre los judíos, sino también entre otros muchos pueblos de la región:

«Os está vedada la carne mortecina, la sangre, la carne de cerdo, la de animal sobre el que se haya invocado un nombre diferente de Dios» (C. 5, 3, similar en muchos otros pasajes).

Y tú, ¿comes cerdo o prefieres seguir las tradiciones?

¡Compártelo con todos tus amigos!