Te contamos de dónde vienen los típicos pitidos que escuchamos en los oídos y que seguramente no sabías

Algunos lo perciben como un zumbido agudo parecido al aleteo de un mosquito, otros como un zumbido eléctrico incesante. Incluso hay quienes dicen oír voces ininteligibles o música. A este fenómeno se lo conoce como tinnitus y es una afección sorprendentemente común que afecta a alrededor del 40% de la población mundial. Pero, ¿a qué se debe?

¿Qué explicación tiene ese pitido repentino que se «mete» en nuestra cabeza?

Te contamos de dónde vienen los típicos pitidos que escuchamos en los oídos y que seguramente no sabías
fizkes / Shutterstock

Los tinnitus o acúfenos son un fenómeno perceptivo que consiste en notar golpes o sonidos en el oído que no proceden de ninguna fuente externa. El tinnitus no es una enfermedad en sí misma, sino más bien un síntoma de una afección subyacente.

Estas afecciones pueden incluir infecciones de oído, obstrucción del canal auditivo, pérdida de la audición relacionada con la edad, estrés, infecciones nasales, crecimiento anormal de los huesos del oído, trastornos de los vasos sanguíneos, una amplia variedad de trastornos neurológicos, trastornos como la esclerosis múltiple o la enfermedad de Meniere.

Sin embargo, la causa más común a este fenómeno es la exposición prolongada a un ruido intenso (más de 70 dB). De hecho, se estima que el 90% de quienes padecen tinnitus también experimentan algún grado de pérdida auditiva inducida por el ruido.

Te contamos de dónde vienen los típicos pitidos que escuchamos en los oídos y que seguramente no sabías
Eumus

Esto no quiere decir que el tinnitus cause pérdida de audición, o viceversa. Es solo que estos dos problemas a menudo aparecen de la mano debido a la forma en que está diseñado nuestro oído.

La cóclea del oído interno está llena de miles de células ciliadas, las encargadas de transformar las vibraciones del sonido en impulsos nerviosos que llegan hasta el cerebro. Este mecanismo fonoreceptor neuronal normalmente nos permite captar sonidos muy débiles y distantes al detectar cambios muy sutiles en la vibración de las células ciliadas.

El problema es que, cuando estos pelillos diminutos se dañan o mueren debido a una exposición continua a un ruido fuerte, las neuronas subyacentes permanecen activas, y continuan enviando señales falsas al cerebro, haciéndole creer que hay un sonido entrante cuando en realidad no se oye nada.

Te contamos de dónde vienen los típicos pitidos que escuchamos en los oídos y que seguramente no sabías
TAGSTOCK1 / Shutterstock

Además, el tinnitus también puede ser inducido por una amplia variedad de medicamentos. De acuerdo con la Asociación Británica de Tinnitus:

La quinina y algunos otros medicamentos contra la malaria ocasionalmente pueden dañar el oído cuando se administran en dosis altas o prolongadas. En dosis bajas para prevenir el paludismo o aliviar los calambres nocturnos, esto generalmente no sucede.

Y del mismo modo:

Existe un pequeño grupo de antibióticos muy especializados y potentes que pueden ser ototóxicos, es decir, pueden dañar el oído interno. Este daño puede causar pérdida de audición y un pequeño número de las personas afectadas desarrolla tinnitus como consecuencia de esta pérdida de audición. Este grupo se conoce como antibióticos aminoglucósidos e incluye estreptomicina y gentamicina (Selimoglu 2007). Estos medicamentos no están disponibles en forma de tabletas, jarabes u otras formas orales y generalmente se administran por inyección en el hospital para infecciones graves que amenazan la vida.

Te contamos de dónde vienen los típicos pitidos que escuchamos en los oídos y que seguramente no sabías
pathdoc / Shutterstock

No obstante, si padeces por ejemplo problemas como el bruxismo (rechinar de dientes al dormir) o tienes algún problema cervical, o más aún, si sueles padecer estrés y ansiedad en tu día a día, también tienes más riesgos de experimentar los molestos tinnitus. Todo ello supone una mayor «sobreexcitación» en la corteza cerebral auditiva y en el área límbica, que implica la aparición de estos sonidos.

Aparte de evitar los medicamentos ototóxicos y la quinina, el mejor tratamiento para tratar el tinnitus es prevenirlo. Asegúrate de usar protección para los oídos cuando vayas a lugares muy ruidosos como conciertos o cuando uses maquinaria pesada, básicamente cada vez que quedes expuesto a un ruido que sea más fuerte que 70 dB.

Este pitido puede ser la fuente de tu dolor de cabeza, pero quizás no es la fuente real de tus migrañas, ¿quieres descubrir por qué te duele la cabeza?

¿Te ha quedado claro ya de dónde proceden esos sonidos?

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: WikiMedicalNewsToday WebMD, BTA