Cómo sobrevivir a la sociedad si eres altamente empático

La empatía, según una nueva investigación, es un hábito que podemos cultivar para mejorar la calidad de nuestras vidas. No es sólo una manera de entender los límites de tu universo moral.

Realmente se trata de la capacidad de ponerse en la piel de otra persona, con el objetivo de entender sus sentimientos y puntos de vista y utilizar ese conocimiento para guiar nuestras acciones.

Cómo sobrevivir a la sociedad si eres altamente empático

Pero hay que tener cuidado. Muchas veces la empatía anula la capacidad de absorber las emociones positivas y todo lo bueno ya que absorben todo lo malo que le sucede a los demás.

Cuando eres empático, absorber el impacto de las emociones estresantes puede acabar en ataques de pánico, depresión, atracones de comida y un sinfín de síntomas físicos. Pero la empatía no debe hacerte sentir sobrecargado todo el tiempo, debe hacerte sentir más libre, encender tu compasión y tu vitalidad.

Judith Orloff, una psiquiatra que ha escrito un libro llamado «[amazon_textlink asin=’B01LW7L21K’ text=’The empath’s survival guide’ template=’ProductLink’ store=’rolloid-21′ marketplace=’ES’ link_id=’c1559e5c-3c85-11e7-8b8c-c382da5b9c26′]», dice que reconocer que eres empático es el primer paso para hacerte cargo de tus emociones en lugar de ahogarte en ellas.

A continuación te mostramos cómo encontrar el equilibrio si eres altamente empático:

1- Practicar la meditación.

Cómo sobrevivir a la sociedad si eres altamente empático

Para hacer frente a la sobrecarga emocional, actúa con rapidez y medita durante unos minutos. Esto centra tu energía para que no se mezcle con la de los demás.

2- Tomarte un momento de tranquilidad para descomprimirte emocionalmente.

Cómo sobrevivir a la sociedad si eres altamente empático

Coge el hábito de tomar pequeños descansos durante el día. Respira un poco de aire fresco, da un paseo alrededor de la oficina. Estos descansos reducirán la estimulación excesiva.

3- Definir y respetar tus necesidades empáticas.

Deberás poner a salvo tu sensibilidad. Si alguien te pide demasiado de ti, diles «no» de forma cortés. Si tu nivel de confort llega a un máximo de tres horas de vida social, llévate tu propio coche o ten un plan de transporte alternativo para irte cuando quieras.

Si comes demasiado para anular las emociones negativas, practica la meditación antes de ir a la nevera. Por último, crea tu propio espacio privado en casa.

¿Te han servido estos consejos?

¡No olvides compartir con todos tus amigos y familiares!

Fuente: Berkeley | Huffingtonpost