Sale a la luz el hallazgo que ha hecho la ciencia al comparar los huesos de mujeres antiguas con las de ahora

Piensa en las ilustraciones que has visto sobre los hombres y mujeres de la Edad del Bronce que vivieron hace miles de años.

Seguramente recuerdes haber visto a los hombres armados con lanzas, estrangulando a algún animal súper peligroso con sus propias manos, mientras que las mujeres aparecían estar cuidando de los niños, recogiendo fruta o tejiendo cestas con juncos.

Está claro que es una imagen idealizada para muchos de nosotros. Hombres y mujeres, dividiendo el trabajo según su fuerza física relativa. Aunque las mujeres hicieron un trabajo muy importante, lo llevaron a cabo en el ámbito doméstico, en parte porque estaban menos preparadas para realizar otros trabajos manuales más difíciles. De esta manera, «cada género está en su lugar natural.»

Sale a la luz el hallazgo que ha hecho la ciencia al comparar los huesos de mujeres antiguas con las de ahora
Angella Streluk/Geograph.uk.

Pues bien, según una nueva investigación publicada en Science Advances, esta idea general que tenemos sobre las mujeres de la antigüedad no puede estar más equivocada. Según un nuevo estudio pionero en su tipo, las mujeres de la Edad del Bronce estaban «más fuerte que el vinagre».

Investigadores de la Universidad de Cambridge descubrieron que los huesos de las mujeres centroeuropeas de la Edad de Bronce eran aproximadamente un 30% más fuertes que los de las mujeres modernas.

«Este es el primer estudio que compara huesos femeninos prehistóricos con el de mujeres modernas», explicaba Alison Macintosh, investigadora de la Universidad de Cambridge y autora principal del estudio.

Sale a la luz el hallazgo que ha hecho la ciencia al comparar los huesos de mujeres antiguas con las de ahora
Businessinsider

La agricultura es un trabajo mucho más duro de lo que se piensa, y las mujeres de la Edad del Bronce lo practicaron durante toda su vida de forma regular. Entre otras muchas tareas, molían continuamente granos para hacer harina, lo que requiere el uso de piedras ridículamente pesadas.

Basándose en las sociedades que todavía producen pan de esta manera, los investigadores determinaron que las mujeres prehistóricas probablemente pasaban hasta 5 horas al día pulverizando granos para que sus familias pudiesen comer mientras los hombres cazaban.

Además de moler grano, las mujeres de la antigüedad también desempeñaban otras actividades que fomentaba la construcción de masa muscular, como el transporte de alimentos para el ganado, el raspado de pieles y la siembra o la cosecha de cultivos totalmente a mano.

Sale a la luz el hallazgo que ha hecho la ciencia al comparar los huesos de mujeres antiguas con las de ahora

«La gran variedad de trabajos que desempeñaron las mujeres es lo que en parte hace que sea tan difícil identificar cualquier comportamiento específico en sus huesos», contaba Macintosh.

El autor principal del estudio, Jay Stock, contaba que los resultados sugieren que «el riguroso trabajo manual de las mujeres fue uno de los impulsores más importantes de las primeras economías agrícolas«.

Estos hallazgos deberían mejorar la imagen que tenemos sobre el trabajo de las mujeres siglos atrás. Desde el comienzo de los tiempos, la humanidad ha tenido que moler con piedras, lidiar con animales y transportar materiales muy pesados.

Y, aunque muchas veces se nos olvide, fueron las mujeres las que lo hicieron.

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Upworthy