Rosenhan, el experimento que conmocionó al mundo de la psiquiatría

El experimento Rosenhan fue una famosa prueba llevada a cabo en Estados Unidos en 1973 por el psicólogo David Rosenhan, bajo el nombre “Estar cuerdo en un manicomio“. El estudio pretendía poner en duda la fiabilidad del diagnóstico de salud mental y ha sido muy importante e influyente en este campo.

El estudio se llevó a cabo en dos fases. En la primera parte, Rosenhan se puso en contacto con un grupo de amigos y colegas para llevar a cabo el estudio. El grupo formado por 3 mujeres y 5 hombres trató de ser admitido en 12 hospitales mentales de cinco estados diferentes en varios lugares de Estados Unidos para observar lo que ocurría en ellos desde dentro.

Este grupo fue nombrado como los pseudopacientes (pacientes falsos) entre los que había un estudiante de psicología, tres psicólogos (incluyendo al propio Rosenhan), un pediatra, un psiquiatra, un pintor y una ama de casa.

Rosenhan, el experimento que conmocionó al mundo de la psiquiatría
i1.wp

Rosenhan los entrenó para abordar a los trabajadores de los centros psiquiátricos y evitar la ingestión de medicamentos.

Para ser admitidos, todos fingieron sufrir síntomas de alucinaciones auditivas, asegurando que oían una voz desconocida que repetía palabras como “vacío”, “hueco” o “golpe.” Tras la admisión, los 8 pseudopacientes fueron diagnosticados con el mismo trastorno, “esquizofrenia.”

Tan pronto como fueron admitidos, los falsos pacientes actuaron de forma normal, aseguraron no haber vuelto a sufrir alucinaciones y solicitaron el alta. A pesar de ello les obligaron a tomar medicación y a admitir que tenían una enfermedad mental para liberarlos.

Rosenhan, el experimento que conmocionó al mundo de la psiquiatría
i1.wp

Los 12 hospitales habían diagnosticado a los pseudopacientes como enfermos mentales. 11 de ellos con esquizofrenia y el restante con trastorno bipolar. La duración media de sus internamientos fue de 19 días. Estos son algunos de los datos que observaron:

  • El personal abusaba de los pacientes: ellos no sufrieron ningún daño, pero vieron como el personal abusaba verbal y físicamente de otros pacientes.
  • Los pacientes se negaban a tomar medicamentos: no eran los únicos pacientes que se las apañaban para tirar los medicamentos que les hacían ingerir.
  • Despersonalización y falta de poder: los pacientes no eran tratados como personas. El personal no tenía contacto visual con ellos, les gritaban y abusaban de ellos.
Rosenhan, el experimento que conmocionó al mundo de la psiquiatría
i1.wp

En la segunda parte del estudio, Rosenhan utilizó un conocido hospital de investigación y enseñanza, cuyo personal había oído hablar de los resultados del estudio inicial, y afirmaban que en su institución no se podrían dar errores similares.

Llegó con ellos a un acuerdo y durante un periodo de tres meses, uno o más pseudopacientes intentarían logran la admisión y el personal tendría que darse cuenta cuando se tratara de un impostor.

De los 193 pacientes, 41 fueron considerados impostores y otros 42 sospechosos. En realidad, Rosenhan no había mandado ningún falso paciente, todos eran pacientes ordinarios.

Rosenhan, el experimento que conmocionó al mundo de la psiquiatría
i1.wp

La conclusión a la que llegó es que en los hospitales, los pacientes se dieron más cuenta que el personal de quiénes no sufrían ninguna enfermedad mental.

Encontraron que el personal pasaba poco tiempo interactuando u observando a los pacientes, y que directamente asumía que todos tenían problemas mentales.

Además aseguró que las condiciones de los hospitales psiquiátricos no ayudan para nada a la terapia, de hecho, empeoran a los pacientes. Sugirió que el uso de los servicios de salud mental centrados en los problemas y los comportamientos específicos en lugar de etiquetas psiquiátricas podría ser la solución.

Rosenhan, el experimento que conmocionó al mundo de la psiquiatría
i1.wp

¿Conocías este importante experimento psiquiátrico? ¿Qué te ha parecido?¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte con tu familia y amigos!

Imagen de portada: i1.wpFuente: old.fishkipsychlopedia.wikispacespsychologywizard