Ronald Butcher, el abuelo millonario que dejó su fortuna a alguien que la merecía más que su familia

Como todos sabemos, cuando una persona anciana fallece, normalmente suele dejar su herencia a la familia. Dependiendo de lo unida que esté la familia, y sobre todo de la suma que alcance la fortuna, el reparto de la herencia puede acabar con la relación de algunas personas de por vida.

En marzo de 2013, Ronald Butcher falleció cuando tenía 75 años. Sin duda una noticia realmente desafortunada, aunque quizás no tanto para su familia. Su herencia superaba los 700.000 dólares. Pues adivina que ocurrió. La familia no ha visto ni un solo centavo de su fortuna.

Al parecer, Butcher decidió darle todas las ganancias de su vida a un hombre totalmente ajeno al núcleo familiar llamado Daniel Sharp.

{keyword}

La relación de Butcher y Sharp se inició cuando un buen día, Sharp decide limpiar las canaletas del anciano de forma totalmente desinteresada. Desde ese momento los dos hombres se hicieron muy amigos durante los seis años siguientes.

Dos meses antes de su muerte, Butcher cambió el testamento para que fuese Sharp la persona a quien destinaría todo su dinero.

{keyword}

Por supuesto, cuando la familia tuvo noticia del cambio que sufrió el testamento, comenzó a remover cielo y tierra para invalidarlo. Sharp por su parte afirma que no tuvo nada que ver en el cambio de voluntad que experimentó su amigo Butcher.

El abogado de Sharp afirma que Butcher era un hombre solitario y encontró en Sharp un verdadero amigo.

{keyword}

El abogado de Sharp añade que a Butcher le encantaba escuchar a Sharp hablar de su hijo y que estaba en su sano juicio cuando cuando cambió su testamento.

Ahora que la familia sabe que no recibirán ni un centavo se arrepienten de no haber pasado más tiempo con el anciano y haberlo ignorado durante sus últimos años.

{keyword}

El abogado que representa a la familia de Butcher afirma que el cabeza de familia estaba mentalmente estable, pero que la decisión que tomó fue un tanto «extraña» y «sospechosa».

Para dar más bombo a los últimos días de Butchers, su cuerpo no fue encontrado hasta dos meses después de su muerte.

{keyword}

Parece que una llamada telefónica de año en año no es suficiente. Nunca debemos dejar de prestar atención a los mayores. En la última etapa de su vida son más propensos a aburrirse y a sentirse solos. Sin duda alguna lo que más valoran en esos momentos de soledad es la agradable compañía de la familia y el cariño de sus seres queridos.

¿Qué opinas al respecto? Déjanos tu opinión en los comentarios.

¡Comparte esta historia con todos tus amigos!

Fuente: Realhero Imágenes: Richard Gittins / Champion News