Renunció a su Trabajo en Subway después de la repulsiva reacción de su Jefe

Es realmente bueno que historias como esta salgan a la luz para que todos podamos conocer lo que ocurre en el mundo.

Esta es una historia que da mucha rabia e impotencia. Savannah Baker trabajaba en el famoso restaurante de comida rápida «Subway».

Renunció a su Trabajo en Subway después de la repulsiva reacción de su Jefe

Era un día como cualquier otro, y algo ocurrió en su puesto de trabajo… Ella trató de actuar desde el corazón y de la mejor manera posible. Sin embargo, cuando todos se fueron, su Jefe le echó una bronca.

Savannah no pudo soportar la ilógica reacción de su jefe y decidió abandonar su trabajo. Y posteriormente publicó en Facebook lo que había pasado:

I used to work at Subway a couple months ago, but I quit. And what made me quit was one time a homeless man came in to…

Gepostet von Savannah Baker am Samstag, 22. September 2012

Solía trabajar en Subway hace unos meses, pero renuncié. Y lo que me hizo renunciar fue que una persona sin hogar llegó al local para pedir un sándwich. Él preguntó si el sándwich costaría más de 10 dólares. Uno de mis compañeros le dijo que no, y él siguió esperando en la cola.

Sin embargo, cuando llegó a la caja registradora para pagar, empezó a buscar frenéticamente su dinero, y con muchísima vergüenza dijo que no podía encontrarlo y empezó a marcharse.

Pero yo le llamé y le dije que yo se lo pagaría. Tomé mi tarjeta de crédito y le pagué toda la comida, sin ningún descuento. Él me lo agradeció una y otra vez. Después la persona que estaba a continuación en la cola me dio las felicidades por la buena acción que había realizado.

Sin embargo, lo peor llegó a continuación. Cuando se fueron todos, me encontraba en la parte de atrás del restaurante limpiando, y mi jefe empezó a gritarme. Me dijo que si alguien no podía pagar por su comida, les obligas a marcharse. Yo le dije que no iba a permitir que se muriese de hambre. Hacía mucho calor fuera, y este señor mayor parecía exhausto, deshidratado y muy hambriento.

Estaba muy desconcertada por el simple hecho de que me estaban regañando por haber ayudado a una persona necesitada. Siempre me habían dicho los dueños y supervisores de la compañía que este se trataba de un negocio en el que se trata de hacer feliz a la gente. Pero supongo que los sin hogar no son personas… Por eso decidí renunciar a mi trabajo.

¿Qué te ha parecido esta historia? ¡Compártela con tus amigos y déjanos tu opinión!