Recibió la llamada de una extraña pidiéndole que se hiciera cargo de sus cuatro hijos, nunca se imaginó lo que ocurriría después…

Después de hacerse cargo de cuatro niñas que necesitaban un hogar urgentemente, esta mujer recibió una llamada de la madre biológica de las niñas realmente sorprendente.

Recibió la llamada de una extraña pidiéndole que se hiciera cargo de sus cuatro hijos, nunca se imaginó lo que ocurriría después...
pixabay

En mitad de la noche, Lacey Dunkin recibió una llamada. «Me dijeron que tenían a cuatro chicas pendientes de una adopción de emergencia, una niña de 5 años, otra de 1 y dos gemelas de 2 años. Medio dormida, les dije que sí, que yo me haría cargo».

A la mañana siguiente, mientras Dunkin preparaba el desayuno para las chicas, la mayor de las niñas le dijo algo realmente enternecedor.

«Estaba preparándoles el desayuno cuando Sophia me preguntó si tenía alguna hija y si yo podía ser su mamá. Al escuchar aquellas palabras se me rompió el corazón. Me preguntó cómo podía llamarme y yo le contesté, ‘Me llamo Lacey pero puedes llamarme como quieras’. Poco tiempo después le busqué una escuela y me sorprendí al comprobar que ella me presentaba como su madre.»

Algún tiempo después, Dunkin descubrió que las cuatro niñas tenían una hermana más llamada Lea. Después de nueve meses en compañía de las niñas, la madre biológica hizo aparición y volvió a hacerse cargo de sus hijas. Dunkin contó que tras esos nueve meses de convivencia y de amor incondicional, le fue muy duro apartarse de las pequeñas, sin embargo, ella tenía el presentimiento de que se volverían a ver.

Un mes más tarde, Dunkin recibió otra llamada de la madre biológica. «La madre me llamó para preguntarme si estaría interesada en volver a hacerme cargo de las cuatro niñas, inmediatamente respondí que sí.»

En julio de 2013 Dunkin pudo completar los trámites de adopción. «Las pequeñas me preguntaban si esta vez se quedarían conmigo de verdad, y yo les decía que sí, que ya estaban adoptadas y que estarían conmigo para siempre.» Las cosas no terminaron ahí, un mes más tarde, la madre biológica volvió a dar a luz a una preciosa niña llamada Cecily, quién más tarde también sería adoptada por Dunkin.

«Quiero hacer saber a las personas que los niños adoptados no son malos ni son problemáticos. Son niños que han pasado por circustancias difíciles y que todo lo que necesitan es un hogar lleno de amor.»

Recibió la llamada de una extraña pidiéndole que se hiciera cargo de sus cuatro hijos, nunca se imaginó lo que ocurriría después...
tickld

¡Comparte esta entrañable historia con todos tus amigos!