Polvo Rosa, la nueva y peligrosa droga que está arrasando cada vez más entre los jóvenes

En contraposición a las drogas comúnmente asociadas a personas con pocos recursos económicos, una nueva droga está causando furor entre la clase adinerada por el simple hecho de ser una de las más caras del mercado.

También conocida como Tucibi (2CB), Cocaína Rosa, Nexus, Venus o Eros, el Polvo Rosa es una droga sintética con efectos psicodélicos capaz de alterar los sentidos y cambiar la percepción, provocando alucinaciones tanto visuales como del pensamiento.

{keyword}

El consumo de esta droga rosada combina en una mezcla explosiva los efectos alucinógenos del LSD y los efectos eufóricos y energéticos del MDMA. Tras su consumo, la persona siente un subidón de placer, nerviosismo, sensación de vigor y muchísima excitación.

No es necesaria una dosis muy alta para experimentar los efectos estimulantes de la droga, por lo que las sobredosis son bastante comunes entre sus consumidores. Al igual que el LSD, en algunos casos su consumo puede dar lugar a episodios de miedo y ataques de pánicos derivado de una pérdida de control de la imaginación.

Los efectos pueden durar entre 4 y 8 horas y tienen un alto poder adictivo.

{keyword}

Resulta extraño que reciba el nombre de Cocaína Rosa, pues las consecuencias de consumir esta droga poco tienen que ver con el clorhidrato de cocaína, y menos aún su precio de venta. La única similitud que comparten ambas drogas es el aspecto en polvo.

Sintetizada por primera vez en Estados Unidos allá en el año 1974 por el farmacéutico Alexander Shulgin, pertenece al grupo de drogas sintéticas, caracterizadas por estar fabricadas a través de procesos químicos, generalmente en laboratorios de legalidad dudosa.

De esta manera, el polvo rosa pertenecería al grupo de drogas de diseño, es decir, aquellas que imitan los efectos de los opiáceos, funcionan como sustitutos de la cocaína o bien producen efectos originales y novedosos.

{keyword}

Normalmente, la cocaína rosa se consume en polvo en dosis de entre 16 y 24 mg, aunque también existe en cápsula y pastilla. En el mercado, el precio de un gramo de esta droga puede alcanzar alrededor de 50-70€.

Por su puesto, su consumo también provoca efectos negativos a largo plazo, pudiendo producir crisis graves de ansiedad, trastornos psicóticos, cansancio extremo, depresión, desorientación y despersonalización.

En algunas ocasiones, los adictos a esta sustancias la mezclan con alcohol, haciendo que la experiencia pueda ser más intensa y confusa, pudiendo provocar incluso la muerte.

Por desgracia, mezclarla con marihuana también potencia sus efectos. Ahí está el peligro, porque ni siquiera los mismos consumidores experimentados en drogas sintéticas están en capacidad de saber si una bolsa de polvo de colores que han adquirido es 2CB o si se trata de cualquier sustancia a la que se le ha adicionado colorante.

{keyword}Lo cierto es que, allí donde va la cocaína rosa, triunfa. Por este motivo, cada vez son más los esfuerzos por parte de las autoridades dedicados en la captación de esta sustancia.

Sin ir más lejos, en julio de 2016 hubo una redada con nueve detenidos en Madrid que se dedicaban a su distribución por el país y por Europa. Esperemos que solo sea una moda y no se convierta en una nueva lacra entre los jóvenes.

¿Conocías esta droga de diseño? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Psicologia y Mente, Código Nuevo, El Heraldo