El pequeño lago de África que mató a 1.700 personas en una sola noche

Uno de los desastres naturales más extraños y misteriosos tuvo lugar en el lago Nyos el 21 de agosto de 1986. El lago está formado encima de un cráter volcánico en el noroeste de Camerún.

Sin previo aviso, el lago liberó cientos de miles de toneladas de dióxido de carbono tóxico (se estima desde unos 300.000 hasta un máximo de 1,6 millones). Esta nube mortal silenciosa avanzó a unos 100 km/h, acabando con más de 1.746 personas y más de 3.500 animales en cuestión de minutos.

El efecto fue tan devastador como rápido, acabando con la vida silvestre en un radio de 25 km a causa de la falta de oxígeno.

{keyword}
US Geological Survey

Mucha gente los pueblos de Cha, Nyos y Subum se asfixiaron en silencio durante la noche. Cuando los pocos supervivientes se despertaron, no encontraron nada raro, ni signos de violencia, sólo cadáveres. Incluso las moscas habían muerto.

Es uno de los eventos naturales más desgarradores de la historia, y los científicos aún no tienen ni idea qué lo provocó. George Kling, ecologista de la Universidad de Michigan, dijo: «Fue uno de los desastres científicos más desconcertantes que se han investigado.»

Esto es lo poco que se sabe sobre el suceso. Los investigadores determinaron que el lago Nyos había desprendido una enorme cantidad de CO2 alrededor de las 9 de la noche, y al ser más pesado que el aire circundante, rápidamente se extendió por los valles, cubriendo todo con una capa de gas tóxico de 50 metros de espesor.

Normalmente, esos cientos de miles de toneladas de CO2 se mantienen en el lago, pero esta vez, algo hizo que pasaran al aire.

shutterstock 549293698
Fabian Plock / Shutterstock

Según explica David Bressan, los gases volcánicos que emanan de la tierra por debajo del lago se disuelven y se concentran en sus aguas más profundas, y las temperaturas tropicales hacen una especie de «tope» de agua caliente por encima de ese agua más fría.

No está claro que es lo que alteró ese «tope» y permitió que el agua contaminada se elevara y los gases se evaporaran; podría haber sido un terremoto, un deslizamiento de tierra, o una erupción volcánica. El detonante fue silencioso, pero los efectos fueron catastróficos.

En ausencia de una explicación científica, surgieron las teorías de conspiración y algunos estaban convencidos de que la erupción había sido provocada por la prueba de una bomba secreta llevada a cabo por los gobiernos de Israel y Camerún. Pero la línea de tiempo no encaja. Extrañamente, un evento similar ocurrió sólo dos años antes en el lago Monoun, dónde la erupción mató a 37 personas. Nadie sabe tampoco que la provocó.

Para evitar otra explosión, en 2001, los ingenieros instalaron tuberías que absorbieran el CO2 del lago, y lo liberaran de forma gradual en el aire.  En 2011 se volvió a instalar otro conjunto de tuberías porque los investigadores advirtieron una explosión de gas.

{keyword}
Wikimedia

Con este problema resuelto, vino otro. La barrera natural que rodeaba al lago Nyos comenzó a debilitarse, y la preocupación era que si se venía abajo por completo y se derramara el contenido, no se sabe que pasaría. Ya se ha construido una presa para protegerlo.

Esperemos que puedan averiguar una forma de predecir las actividades del lago con mucha antelación, para que esto no se vuelvan a repetir.

¿Conocías este horripilante fenómeno? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte con tu familia y amigos!

Imagen de portada: WikimediaFuente: sciencealert

Últimos artículos