No lograba superar la muerte de su amigo hasta que visitó a su familia y ocurrió ESTO

Un adolescente le dijo a su profesora que su mejor amigo había fallecido. Lo que ésta le contestó para hacerle sentir mejor es una lección que muchos de nosotros deberíamos de aprender y enseñarle a nuestros hijos en algún momento de sus vidas.

Mis padres me obligaron a ir a la escuela aquel día aunque necesitaba estar alejado de cualquier persona. ¿Cómo iba a poder estar solo en la escuela?

Finalmente entré en el aula donde se imparte inglés porque no había nadie excepto la señora Markle ocupada corrigiendo algunos exámenes. Cuando entré, me miró y me sonrió como si no hubiese nada extraño en que un alumno entrase en el aula en una hora donde no se imparte clase.

«Está muerto«, le dije con voz entrecortada.

«¿John?«, preguntó ella.

«Sí, él era mi mejor amigo«, respondí.

«Lo sé Kirk.» Se acercó y cerró la puerta, luego regresó a su escritorio.

«Le hecho de menos«, le dije a la profesora.

«Lo sé«, contestó de nuevo. «Sé que eso duele, y cuando algo duele de verdad, está bien llorar.» Entonces puso una caja de pañuelos frente a mí y continuó calificando los exámenes mientras yo lloraba. Me sentía aliviado al ver que ella no me miraba.

No lograba superar la muerte de su amigo hasta que visitó a su familia y ocurrió ESTO
Huffpost
«Nunca me había pasado algo como esto, no sé que hacer«, le dije a la señora Markle.

«No tienes muchas opciones«, me contestó ella. «Se ha ido y no volverá«.

«Pero, ¿qué hago?«

«Simplemente aguantar el dolor hasta que empiece a desaparecer.«

«Creo que nunca podré superar su muerte

«Algún día lo conseguirás a pesar de que ahora mismo te veas incapaz.«

«Supongo.«

«Eso es porque pensamos con nuestras mentes pero sentimos con nuestros corazones«, dijo la señora Markle.

Me senté y pensé en eso durante algún tiempo.

«Quizás la familia de John agradezca una visita tuya«, me sugirió con suavidad.

«Los padres de John no me querrán ver, pensaban que era una mala influencia para él.«

«Y probablemente los tuyos no estaban muy contentos tampoco con que fueses con John por ahí.«

«Es verdad.» Me sorprendió mucho que la señora Markle supiera tanto sobre mí. Parecía ser solo una profesora de inglés a pocos años de jubilarse.

«Eso es algo que ocurre con los padres«, dijo. «Los jóvenes hacen cosas cuando se juntan que no serían capaces de hacer por ellos mismos. Es por eso que los padres piensan que sus hijos hacen cosas influenciados por sus amigos.«

«Ve a ver a la familia de John, Kirk. Cambiarán la opinión que tienen de ti, ya verás. Y si no lo hacen, al menos les habrás dado una oportunidad.«

«Me siento culpable por algunas cosas que él y yo hicimos. Esta culpa me pesa como si fuese un castigo.«

La señora Markle sacudió la cabeza, «Esa es tu conciencia. Tenemos conciencia para que podamos pedir perdón y así poder sacar provecho de nuestros errores. Así es como nos convertimos en mejores personas.»

Sonó la primera campana. Me puse de pie para salir del aula.

«Por cierto, me alegro de que no estuvieses con John en el coche cuando tuvo el accidente.«

«Eso es algo por lo que me siento culpable«, admití. «Siento que fuese John quien perdiese la vida y no yo.«

«Eso no es algo sobre lo que debas sentirte culpable. No debes sentirte culpable por estar vivo cuando alguien muere.«

«Bueno, gracias por ayudarme. Mis padres no entendían lo que yo estaba pasando.«

«¿Cómo lo sabes?«

«Me hicieron venir a la escuela.«

«Tal vez lo hicieron porque sabían lo que te ocurría. Seguramente pensaron que sería mejor que vinieras a la escuela y compartieras tu pesar con el resto de tus compañeros«.

«No lo había pensado en ese sentido. Me pregunto si…«

La idea de ir a ver a la familia de John era lo más duro que recuerdo tener que haber hecho. Quería hablar con mis padres sobre eso, pero tenía miedo de que no me comprendiesen. Aún así, la señora Markle me había dicho que quizás fuesen más comprensibles de lo que yo pensaba.

Durante la cena mi madre me dijo, «Sabemos que te sientes mal por John, ¿hay algo de lo que te gustaría hablar?«

«Me gustaría ir a ver a la familia de John, aunque pienso que probablemente no quieran verme.«

«¿Por qué no?», preguntó mi padre.

«Por los problemas en los que nos metimos los dos alguna que otra vez.«

«El dolor acerca a las personas», dijo mi madre. «Si yo fuera el padre de John seguramente agradecería que fueses.»

No lograba superar la muerte de su amigo hasta que visitó a su familia y ocurrió ESTO
United-academics.org

Finalmente me convencí y fui hasta la casa de John. Una señora que no conocía me abrió la puerta y me llevó hasta la sala de estar. La madre de John, el padre y su hermana estaban sentados como si fuesen muñecos rotos mirando al vacío. No sabía que hacer, pero traté de imaginar que ellos eran mis padres en lugar de los de mi amigo. Entonces me pareció natural poner mi brazo sobre el hombro de la señora Roper.

Cuando lo hice, ella comenzó a llorar. Puso su brazo alrededor de mi cintura y la cabeza sobre mi hombro. «Perdona que me ponga así«, me dijo mientras rompía a llorar. «Creía que ya no podía llorar más.«

«Está bien llorar«, le dije. Y de repente yo también estaba llorando. La hermana de John, Adele, solo tenía 11 años pero se acercó a nosotros y nos abrazó a los dos. En ese momento empecé a sentir lástima por el padre de John, sentado en aquel sillón apartado de todo el mundo. Después de un rato me acerqué a él y le puse la mano sobre el brazo.

«Me alegra oírte decir que está bien llorar. Solo quiero hacer eso«, me dijo con la voz rasgada.

Algunas otras personas entraron en esa habitación durante mientras estuve allí, así que supuse que sería mejor que me fuese.

La señora Roper me acompañó hasta la puerta. «Kirk, ha sido muy reconfortante verte.«

«Tenía miedo de que no quisieran que viniese«, le dije.

«Te queremos porque John te quiso. Y Kirk, no te preocupes por el pasado. Tú y John simplemente hacíais cosas de adolescentes, esos es todo. No es culpa de nadie que John nos haya dejado.«

«Vendré otra vez«, le prometí.

«Muchas gracias, Kirk. Significaría mucho para nosotros.«

Caminé hasta casa mientras comenzaba a sentirme un poco mejor desde que conocí que había perdido para siempre a mi amigo. Mañana iré a la escuela y le contaré a la señora Markle que fui a ver a la familia de John.

Comparte esta historia con todos tus amigos.