Niña Pastori cuenta a Bertín Osborne su anécdota con un camarero el día que se fue de un restaurante sin pagar

Niña Pastori visitó la pasada semana el programa de Telecinco de Bertín Osborne Mi casa es la tuya, y allí contó lo duro que fue para ella mudarse de su San Fernando (Cádiz) natal a Madrid para grabar su primer disco Entre dos puertos, para el que contó con la ayuda de Alejandro Sanz.

La anécdota de Niña Pastori cuando se mudó a Madrid para grabar su primer disco

Fue con este primer trabajo cuando Niña Pastori se consolidó como artista, sin embargo tal y como le contó el pasado viernes a Bertín Osborne en Mi casa es la tuya, le costó mucho adaptarse a la nueva ciudad. Y es que como ella dice, tan solo era una niña, y además, muy inocente: «No estaba acostumbrada ni a dormir sola».

De hecho, la cantautora de flamenco contó que se pasaba horas con la tele puesta y las luces encendidas para acostumbrarse a la soledad del hotel.

Pero eso no fue nada. El día que peor lo pasó fue cuando se fue de un restaurante sin pagar porque ni siquiera estaba acostumbrada a pagar ni a llevar dinero encima. «Yo no estaba acostumbrada a pagar porque siempre iba a con mis padres». Explicó que cuando iba a algún sitio a comer siempre se lo apuntaban a la cuenta de su madre. «Y cuando nos íbamos, ella pagaba», aclaraba.

Y en Madrid, pues fue a un restaurante, pidió un menú, se lo comió y se fue: «¡Qué vergüenza pasé! Porque cuando llegué a la puerta me dijo el camarero: Señorita, que no ha pagado». Y que aunque una vez que se dio cuenta del error pidió perdón, ya nadie le quitaba el apuro que había pasado.

¿Qué te ha parecido la anécdota de Niña Pastori? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Compártela con todos tus amigos!

Imagen de portada: Mi casa es la tuya (Telecinco)Fuente: Mi casa es la tuya (Telecinco)