¿Por qué confundimos el nombre de nuestros amigos y familiares?

Es muy común que nos equivoquemos a la hora de llamar a alguien por su nombre, aunque sea una persona muy conocida que sabemos perfectamente cómo se llama. Pero a pesar de que sea muy típico que esto ocurra, a veces nos sentimos apurados cuando nos ocurre.

¿Por qué confundimos el nombre de nuestros amigos y familiares?
articles-images.sftcdn

Deffler, un investigador de la memoria, pensó que este fenómeno de mezclar nombres podría ser más común de lo que inicialmente se había asumido y decidió informarse sobre ello. Por ello, ella y sus colegas de la Universidad de Duke diseñaron un múltiple estudio en el que incluyeron a más de 1.700 participantes.

Mezclar los nombres es más común entre miembros de la familia y amigos. Las madres y los padres tienden a confundir los nombres de sus hijos con los de su perro y los amigos entre ellos. En una encuesta realizada a más de 1.500 estudiantes, más de la mitad aseguraron haber sido llamados por un nombre erróneo por sus padres o un amigo.

«Mi madre nos ha llamado a mí y a mi hermana con el nombre del perro,» dice Deffler, profesora asistente de psicología del Rollins College. «En un principio fue decepcionante, pero ahora hemos encontrado que le ocurre a muchas personas. Parece que es un problema con memoria.»

¿Por qué confundimos el nombre de nuestros amigos y familiares?
Wikimedia

Estos errores pueden tener sus raíces en forma de archivo en nuestro cerebro, que parece funcionar con un sistema de catalogación de bibliotecas. Al igual que los libros de psicología se apilan en el mismo estante, los nombres de los miembros de la familia se almacenan en conjunto, y los de los amigos en un lugar diferente. Los errores ocurren dentro de esas categorías.

Uno de los hallazgos más intrigantes es que la gente muchas veces confunde los nombres de los miembros de su familia con los de su perro. Sin embargo, no lo hacen con los de su gato u otras mascotas. Esto nos sugiere mucho acerca de la relación entre las personas y los perros, dice Deffler.

«Puede deberse a que la gente suele usar más los nombres de los perros que los de los gatos», dice, añadiendo que los perros tienden a responder más cuando son nombrados. «También puede deberse a que los perros son animales más sociables y suelen ser incluidos en el ‘pack’ familiar, más que los gatos.»

No es nada en contra de los gatos, dice Deffler. «Yo tengo dos, y los adoro», cuenta.

¿Por qué confundimos el nombre de nuestros amigos y familiares?
Flickr

Otro resultado interesante: los padres tienden a confundir más los nombres de sus hijos cuando están cansados, frustrados o enfadados.

Este tipo de confusiones son totalmente normales y no tienen nada que ver con la edad o el deterioro mental, dice Emily Rogalski, profesor asociado y director de neuroimagen de la Universidad Northwestern de Neurología Cognitiva y Centro de Alzheimer.

«Cuando se piensa en la matriz de opciones diferentes que alguien tiene cuando recuerda un nombre, es increíble como son capaces de dar con la etiqueta precisa», dice Rogalski, añadiendo que no le sorprende para nada que el alto nivel de estrés favorezca estas confusiones. «El estrés puede causar confusión en el cerebro.»

¿Por qué confundimos el nombre de nuestros amigos y familiares?
didesign021 / Shutterstock

¿Te ocurre esto a menudo? ¿Tiendes a mezclar el nombre de tus familiares y amigos? ¡Cuéntanoslo!

¡Comparte con tu familia y amigos!

Imagen de portada: RolloidFuente: Today