La regla del minuto: El método japonés para terminar con la pereza de los más vagos

Enero fue el mes de los propósito de año nuevo y seguro que no has cumplido ni la mitad de los que te habías propuesto. Si cada domingo, tras superar la resaca del fin de semana te prometes a ti mismo «Este lunes cambio de vida, todos los días al gimnasio, vida sana, comer bien, leer por las noches, usar menos al móvil…» pero ese lunes nunca llega.

La regla del minuto: El método japonés para terminar con la pereza de los más vagos
giphy

En la mayoría de las ocasiones abandonas estos hábitos tras dos o tres días de cumplirlos porque supone un cambio muy drástico en tu rutina. No quieras pasar de 0 a 100 en un día, como resultado tu cuerpo y mente se resienten y quieren abandonar.

Para acabar con la pereza llega el método Kaizen.

El método Kaizen es un armonioso método japonés de mejoramiento continuo que es mundialmente conocido por ser aplicable a todos los niveles de tu rutina; vida social, vida personal y laboral.

La regla del minuto: El método japonés para terminar con la pereza de los más vagos
staticflickr

Este método de mejoramiento continúo fue desarrollado por los japoneses tras la segunda guerra mundial, así que ya cuenta con unos años de ensayo y error a sus espaldas.

¿En qué consiste el método Kaizen?

El método Kaizen o regla de un minuto consiste en adquirir un nuevo hábito realizando una tarea determinada durante un minuto, cada día siempre a la misma hora. 

La regla del minuto: El método japonés para terminar con la pereza de los más vagos
Giphy

Si empiezas el gimnasio con este ímpetu pronto te encontrarás cansado y sin ganas de seguir, pero en lugar de esto, proponte durante unas semanas, levantar pesas en casa durante un minuto a la misma hora todos los días.

En poco siempre el minuto te sabrá a poco y será tu propio cuerpo, y sobre todo tu propia mente la que te pida más ejercicio.

La regla del minuto: El método japonés para terminar con la pereza de los más vagos
Giphy

La regla de un minuto no es más que una trampa mental que nos hacemos a nosotros mismos. Engañamos a nuestro cerebro para que no perciba la tarea como algo imposible, sino como un esfuerzo más que asequible para tu día a día. Esta repetición sin dificultad provoca que el cerebro realice las conexiones necesarias para automatizas el hábito.

Además, la sensación de cumplir día a día con un objetivo propuesto es la mejor recompensa y motivador para seguir llevando a cabo nuestro objetivo.

La regla del minuto: El método japonés para terminar con la pereza de los más vagos
Giphy

Así que ya sabes, si quieres correr una maratón, empieza por correr por el pasillo de tu casa 1 minuto cada día y en menos de lo que piensas, serás el primero en llegar a la línea de meta.

¡Comparte este método con todos tus amigos!

Fuente: unisoultheory