Masticar chicle es imprescindible para la cesárea

Al parecer, las futuras mamás podrían encontrar un nuevo aliado en una de las golosinas más antiguas de la historia: el chicle.

Aunque parezca sorprendente, podría ser especialmente útil para las madres que dan a luz mediante cesárea, un proceso quirúrgico que utiliza casi una de cada tres mujeres, según los datos recopilados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Según un análisis realizado a partir de 17 estudios publicado en el Journal of Maternal-Fetal & Neonatal Medicine, las madres que mastican chicle poco después de dar a luz por cesárea experimentan una recuperación más rápida en comparación a las que no lo hicieron, particularmente de la función intestinal.

Masticar chicle es imprescindible para la cesárea
Pixabay

Para el estudio, un equipo de investigadores de Italia y el Colegio Médico Sidney Kimmel de la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia, analizaron datos que involucraron a más de 3.000 mujeres que dieron a luz por cesárea.

Curiosamente, las que masticaron chicle inmediatamente después del parto, y posteriormente, 3 veces al día, experimentaron evacuaciones intestinales normales y recuperaron el apetito antes que las parturientas que no masticaron chicle. También mostraron un menor número de episodios de náuseas o vómitos.

Masticar chicle es imprescindible para la cesárea
Pixabay

“Al ser un tratamiento simple y de bajo coste, los proveedores deberían considerar la implementación de la goma de mascar en el cuidado del postoperatorio de las embarazadas”, escribían los investigadores del estudio.

Los problemas gastrointestinales son una de las dificultades más comunes durante la recuperación. En una cesárea, el bebé es extraído del cuerpo de la madre a través de una incisión quirúrgica realizada en el abdomen y el útero. A veces se trata de un método de parto planificado, aunque también se realiza como un método de emergencia si surgen problemas durante parto.

No lo dudes, si planeas salir de cuentas dentro de poco, más vale tener un par de chicles dentro de tu bolso.

¡Compártelo con todos tus amigos y familiares!