Un maestro ruega a los padres que dejen de hacer estas tres cosas

Un maestro ruega a los padres que dejen de hacer estas tres cosas
Thoren Framtid Ronneby

Esta es la historia de Jonas y sus tres peticiones

Jonas Harrysson ha sido profesor durante más de 16 años, pero durante los últimos cinco años más o menos ha notado una tendencia horrible en la actitud de los alumnos de su clase. El profesor ha probado todo tipo de técnicas, desde el castigo o reprimenda, pasando por la gratificación y reconocimiento de méritos, hasta cualquier otra técnica que enseñen en los manuales… sin embargo, tras estos intentos, el veterano profesor se dio cuenta de que el problema sólo podía tener solución actuando desde los propios hogares de los niños.

De esta forma, un día cuando estaba en el colegio, finalmente se hartó de toda esta situación y Jonas publicó su caso en la red social Facebook con el fin pedir a todos y cada uno de los padres dejar de hacer las tres cosas que se explican a continuación. Cabe destacar que su post fue compartido en todos los rincones del mundo, consiguiendo una viralización masiva de su mensaje:

«He trabajado con niños durante casi 16 años y hay algunas cosas que he notado últimamente que van empeorando cada vez más en ellos.

Número 1. ¡A los niños les resulta muy difícil aburrirse! Parece que los padres piensan que se necesita que siempre tengan un plan o haya algo en marcha para mantenerlos entretenidos. Por favor, dejad de echar a perder a vuestros hijos. No es para nada peligroso que se aburran de vez en cuando, incluso ¡es bueno para que desarrollen su imaginación!

Número 2. He conocido a muchos padres que se sienten súper orgullosos al contar cómo sus hijos han aprendido a leer y contar antes de entrar en preescolar… y siento decirlo, pero leer y contar es algo que van a aprender tarde o temprano. En lugar de enseñarles eso, los padres deben enseñarles a jugar, a ser buenos amigos y a compartir».

Jonas estaba cansado de tener que intervenir y detener las peleas entre los alumnos por no compartir materiales o juguetes. ¡Les obligaba a practicar actividades que no tuvieran nada que ver con la tecnología y los sacaba de su zona de confort para ponerlos a prueba!

Un maestro ruega a los padres que dejen de hacer estas tres cosas
Jonas Harrysson

Por el bien de su cordura… petición número 3

La última, y más importante, de las peticiones que Jonas lanzó a los padres es la de que enseñen a sus hijos a apreciar todas las cosas buenas que hay en sus vidas.

«Mi tercer punto es que a muchos niños les resulta difícil mostrar agradecimiento a los otros niños y a los adultos. Por desgracia, cuando se les da algo, lo primero que preguntan es si pueden recibir otro más.

‘¿Solamente recibimos uno?’, esta suele ser la queja común que escucho.

¿Qué pasó con el ‘por favor’? ¿Y con el ‘gracias por la cena’? ¿’gracias por el paseo’? Ya no dan las gracias por nada, tienen que aprender a valorar y dar las gracias por todo lo que la vida les pone a su alcance.

Yo no tengo hijos todavía, pero, si lo hago en algún momento en el futuro, tengo muy claro que voy a enseñarles a jugar, a ser un buen amigo, a mostrar agradecimiento y a aburrirse de vez en cuando. Una vez hayan aprendido esas cosas, entonces, les enseñaré a leer y a contar».

Siempre hay un momento y un lugar para todo, ¡pero está claro que ser bondadoso y ser agradecido debe aprenderse cuanto antes!

Un maestro ruega a los padres que dejen de hacer estas tres cosas
Thoren Framtid Ronneby

Recordad sus palabras

La próxima vez que quieras darle a tus hijos unos pocos minutos extra de televisión, u optes por permitir una rabieta… piensa en los consejos y peticiones de Jonas. Profesores con esta actitud van a asegurar que la educación que les des a tus hijos en casa se mantenga y fortalezca en el colegio cuando tú no puedas hacerte cargo.

Si quieres que tu hijo sea un ángel y no una carga, toma nota de Jonas y sus tres sencillos pasos para mejorar.

¡Comparte estos importantes consejos con tus amigos y difunde el mensaje!