Una madre soltera se sorprende al recibir un extraño regalo por el Día de la Madre

Cuando mi marido me anunció que después de once años de matrimonio había presentado una demanda de divorcio se me cayó el mundo encima, lo primero que pensé fue qué es lo que sería de mis hijos, cómo afrontarían esta situación y cuánto dolor les provocaría. En aquel momento teníamos un niño y una niña de cinco y cuatro años respectivamente. ¿Cómo podría conseguir ahora que sintieran que eran parte de una familia unida?

¿Sería capaz como madre de mantener el orden en casa y enseñarles los valores de ética y moral necesarios para hacerles buenas personas en la vida? Independientemente de las dudas que me entraron ante aquella situación no me quedó más alternativa que intentarlo.

Una madre soltera se sorprende al recibir un extraño regalo por el Día de la Madre
worthytoshare

Durante la semana sacaba tiempo para ayudarles a hacer sus deberes y siempre que surgía la ocasión intentaba enseñarles cómo debían de actuar si querían convertirse en personas de bien. Intenté hacerlo lo mejor posible aún sin tener la seguridad de que todo mi esfuerzo no estuviese cayendo en saco roto.

Dos años después del divorcio, cuando llegó el Día de la Madre, hubo una gran celebración en la escuela de mis hijos, y cuando estábamos todos sentados cuando estaba a punto de comenzar el acto, me llamaron mucho la atención las hermosas flores que había por todo el escenario. Durante el acto, el director habló sobre lo difícil que era la tarea de ser madre y que sin duda había que reconocer y recompensar el esfuerzo que suponía desempeñar ese papel. Después de la charla pidió a todos los niños que cogieran una flor y se las entregasen a sus madres como símbolo de lo mucho que las amaban y lo mucho que apreciaban su amor hacia ellos.

Mis dos pequeños caminaron agarrados de la mano hasta el escenario acompañados del resto de los niños. Entre los dos decidieron qué flor me entregarían. Después de todos los momentos difíciles que había pasado, aquella muestra de cariño era justo lo que necesitaba.

Al parecer se tomaron su tarea muy en serio ya que después de que la mayoría de niños le hubiesen entregado la flor a sus respectivas madres, mis dos niños permanecían frente al al escenario, decidiendo todavía la flor que me entregarían. Gracias a la exaltación que mostraron pude comprobar que ya habían encontrado la flor apropiada para mí. Segundos después los tenía a mi lado con una enorme sonrisa dibujada en sus pequeños rostros mientras sostenían la flor elegida para mí.

Me quedé mirándolos asombrada al ver la flor que sostenían era la más pocha y triste de todas las que había en el escenario. Sin terminar de comprender su elección acepté el regalo que les había costado tanto tiempo elegir y con contemplar las sonrisas que aún iluminaban sus caras, era suficiente para mí.

Sin embargo, se podían oír las risas con desprecio de las otras madres y alumnos cuando vieron la flor que me habían regalado mis hijos.

Al final no pude resistirme y les pregunté qué es lo que les había llevado a elegir esa flor en particular de entre todas las demás flores mucho más hermosas que había para escoger.

Una madre soltera se sorprende al recibir un extraño regalo por el Día de la Madre
worthytoshare

Con mucho orgullo mi hijo me contestó, «esta parece que necesita tu ayuda mamá».

Con los ojos llenos de lágrimas abracé a mis dos niños al instante. Me habían dado el mejor regalo por el Día de la Madre que jamás hubiese imaginado. Aquel día comprobé que mi trabajo y mi esfuerzo no habían sido en vano.

¡Comparte esta entrañable historia con todos tus amigos!