Su madre paró a socorrer a un motorista herido, pero se quedó estupefacta cuando vio esto…

Mi madre es doctora. Hace 20 años, mientras íbamos en coche dirección al centro comercial, nos pilló una inusual caravana yendo por la carretera. Conforme íbamos avanzando, vimos que se trataba de un accidente. Nos dimos cuenta de que había una moto tirada en medio de la carretera y unos metros más adelante un chico inconsciente en el asfalto. El hombre no llevaba casco y tenía sangre alrededor de toda su cara, su cuerpo estaba retorcido de manera nada natural y la gente solo se paraba a mirarle y curiosear.

Mi madre paró el coche, se bajó y fue corriendo a socorrerle. La sangre salía de su oído, pero no podía ver lo que estaba intentando hacer mi madre.

Su madre paró a socorrer a un motorista herido, pero se quedó estupefacta cuando vio esto...
Pixabay

Después de unos minutos, llegó la ambulancia. Vi como mi madre hablaba con los médicos de la ambulancia, se la veía preocupada. Cuando terminó de hablar con ellos vino de vuelta al coche. Seguimos nuestro camino hacia el Centro Comercial como si nada hubiese pasado.

Justo cuando se cumplió un mes desde el día del accidente, una pareja tocó el timbre de casa. Venían cargados con una gran cesta de comida y flores. En un principio no sabíamos quiénes eran, pero en cuanto comenzaron a hablar nos dimos cuenta de que eran los padres del chico herido en el accidente.

Su madre paró a socorrer a un motorista herido, pero se quedó estupefacta cuando vio esto...
Flickr

No sabemos cómo pero consiguieron nuestra dirección, suponemos que a través de su placa de licencia de médico. Los médicos de la ambulancia y del hospital les dijeron que si no hubiese sido por mi madre, su hijo probablemente a día de hoy no viviría. Su lengua estaba obstruyendo su garganta y no podía respirar. Mi madre pudo sacarle la lengua inmediatamente permitiéndole así recuperar el aliento.

Los padres del chico le dijeron a mi madre que no podían continuar su vida sin agradecerle de alguna manera todo lo que había hecho por su hijo y por consiguiente por ellos.

Su madre paró a socorrer a un motorista herido, pero se quedó estupefacta cuando vio esto...
Pixabay

Estas palabras nos llenaron a todos de alegría. Seguro que no lo olvidaremos nunca.

¡Comparte esta preciosa historia con todos tus amigos!