Los médicos usan un truco que hace desaparecer las venas y que explicaría por qué son azules si la sangre es roja

La sangre es roja, y cualquier cirujano te dirá que nuestras venas también son rojas. Solo se ven azules cuando las vemos a través de nuestra piel. Pero, ¿por qué?

La respuesta depende de varios factores: la forma en la que nuestros ojos perciben el color, cómo se comporta la luz cuando entra en contacto con el cuerpo y las propiedades especiales de la sangre.

En primer lugar, debemos recordar que la luz viaja en forma de ondas que poseen un punto máximo y un punto mínimo; que la distancia entre dos crestas o dos valles consecutivos de cada onda se llama longitud de onda, y que por cada color de luz, existe una onda con una longitud de onda diferente.

La luz roja tiene una longitud de onda larga (alrededor de 700 nanómetros), la luz violeta tiene una longitud de onda corta (alrededor de 400 nanómetros), y el resto del espectro se distribuye en el medio:

Los médicos usan un truco que hace desaparecer las venas y que explicaría por qué son azules si la sangre es roja

Nosotros vemos cada objeto de un color particular cuando la luz de ese color llega a nuestros ojos, ya sea directamente desde una fuente de luz o reflejada desde una superficie.

Para entender de qué color aparecen nuestras venas, debemos pensar qué sucede con las diferentes longitudes de onda de la luz cuando golpean nuestra piel, qué tan lejos pueden viajar a través de nuestra piel y qué sucede cuando llegan a nuestras venas.

La luz que golpea nuestra piel durante el día es básicamente blanca, que es una mezcla de todas las longitudes de onda visibles. Pero para explicar por qué nuestras venas se ven azules, miraremos solo los extremos rojo y azul del espectro.

Los médicos usan un truco que hace desaparecer las venas y que explicaría por qué son azules si la sangre es roja

La luz roja tiene una longitud de onda larga, lo que significa que es menos probable que sea desviada por los materiales. La luz roja puede viajar bien a través de la piel y los tejidos del cuerpo, alcanzando hasta 5-10 mm por debajo de la piel, que es donde se encuentran muchas de nuestras venas.

Cuando llega a las venas, la luz roja es absorbida por la hemoglobina (la proteína que hace que nuestra sangre se vuelva roja).

Puedes comprobar esto tú mismo. Si enciendes una luz roja junto a tu brazo, verás algo de luz roja reflejada, y líneas oscuras donde están las venas, ya que la luz roja es absorbida por la hemoglobina.

Este fenómeno se usa para ayudar al personal médico a encontrar venas para sacar sangre, al iluminar el brazo con luz roja o infrarroja (que es incluso una longitud de onda más larga).

Los médicos usan un truco que hace desaparecer las venas y que explicaría por qué son azules si la sangre es roja
El Comercio

La luz azul tiene una longitud de onda corta (alrededor de 475 nanómetros) y se dispersa o desvía mucho más fácilmente que la luz roja. Debido a que se disemina fácilmente, no penetra tan profundamente en la piel (solo una fracción de milímetro). Cuando la luz azul golpea la piel, la mayoría es reflejada.

Si enciendes una luz azul sobre tu piel, lo que ves es básicamente que tu piel se vuelve azul, y las venas son casi imposible de encontrar.

Entonces, imagina la luz roja y la luz azul brillando sobre tu piel al mismo tiempo, como sucede cuando estás bajo luz blanca. En ese momento tendrás una mezcla de rojo, azul y otros colores reflejados donde no hay venas.

Donde sí hay venas verás que el color rojizo es menos pronunciado y que justo lo contrario ocurre con el color azul en comparación con la piel circundante.

Los médicos usan un truco que hace desaparecer las venas y que explicaría por qué son azules si la sangre es roja

Esto hace que tus venas parezcan azules en comparación con el resto de tu piel. Curiosamente, el efecto varía dependiendo de cuán profunda y gruesa sea la vena. Las venas más estrechas y cercanas a la superficie no se verán azules.

Las venas azules parecen más comúnmente en las personas de piel muy pálida. Quizás esto pueda haber dado lugar a la expresión «sangre azul» para la nobleza europea durante el siglo XIX.

¿Has resuelto ya el misterio del color de tus venas?

¡Compártelo con todos tus amigos y familiares!

Fuente: Sciencealert