Los médicos alertan del síndrome de la vibración fantasma que los jóvenes están empezando a sufrir sin saberlo

Vas paseando por la calle con tu pareja mientras mantienes una conversación amena cuando de repente sientes vibrar tu teléfono móvil. Paras un momento para atender a la notificación que, supuestamente, acaba de llegarte. Sin embargo, al ver la pantalla descubres que no hay nada en ella. 

No estás loco ni necesitas acudir al psicólogo, esta situación la vive el 80% de la población actual y se conoce como síndrome de la vibración fantasma. Es más, los expertos consideran que esta reacción de nuestro cerebro es un buen síntoma a nivel neurológico.

Por qué ocurre el síndrome de la vibración fantasma

Al parecer, existe una Teoría de la detección de señal por la cual el cuerpo detecta y reacciona ante los estímulos externos, es decir, estudia y aprende cómo reacciona el cerebro al estímulo de la vibración del móvil.

{keyword}

Esta teoría lleva al síndrome de la vibración fantasma, ya que nuestro cerebro pretende anticiparse a lo que va a ocurrir. Todos odiamos no ver a tiempo una notificación importante o una llamada y, por ello, el cerebro decide que existe un estímulo y nos hace creer que el móvil ha vibrado aunque no lo haya hecho.

{keyword}

Esta reacción se ve influenciada por el entorno y la situación en la que nos encontremos, es decir, si estamos esperando una respuesta de alguno de nuestros amigos, nuestro cerebro es más propenso a mandarnos estos estímulos.

Cuanto más dependemos del móvil, más propensos son nuestros receptores de la piel a interpretar cualquier vibración de nuestro alrededor como una que proviene de nuestro teléfono móvil.

{keyword}

Este síndrome se da, especialmente, en personas jóvenes y ansiosas que no pueden esperar a obtener respuestas a sus mensajes. También son muy propensos a sufrir este síndrome los trabajadores del sector de salud, ya que por su trabajo están constantemente alerta.

{keyword}

Los expertos recomiendan hacer pausas de hasta 30 minutos durante el día para dedicarnos a otras actividades y dejar de lado nuestro teléfono. De esta forma, notaremos que no somos tan dependientes y dejaremos de sufrir este síntoma.

Es algo bastante común y que sufre una gran parte de la población, pero… ¿Te ha pasado a ti alguna vez?

¡Comparte este curiosos síndrome con todos tus amigos y familiares!

Fuente Vuelve el listo que todo lo sabe