Los investigadores aseguran que han encontrado un segundo cerebro en nuestro cuerpo

La medicina oriental fue la primera que defendió la idea de que el intestino era el segundo cerebro de los humanos. Aunque no fue hasta 1999 cuando el Dr. Michael Garshon, en su libro The second brain, habló de la vinculación del intestino con el sistema nervioso.

Más de 100 millones de células nerviosas recubren el tubo digestivo formando el sistema nervioso entérico, que no solo se encarga de vigilar la digestión, sino que tiene además un papel importante en las emociones, así como en el manejo del dolor.

comer demasiado rapido hace que engordes y dana el corazon 201372
SG SHOT / Shutterstock

Los investigadores Luis Antonio Lázaro y Ander Urederra recogieron en su libro Nutrición Simbiótica la relación que existía entre la alimentación, el intestino, el peso y la salud. «La Nutrición Simbiótica es la visión que contempla a la vez en nuestra dieta el bienestar de nuestro cuerpo y el de los microorganismos que lo habitan», explican los autores. Para conseguir este bienestar, es imprescindible incluir alimentos fermentados, prebióticos y probióticos.

Todos y cada uno de los alimentos que ingerimos tienen un impacto en el funcionamiento de nuestro organismo. Por lo tanto, si abusamos de productos ultraprocesados, nuestra salud se verá comprometida en gran medida. Por otro lado, los alimentos enteros como las hortalizas, las frutas, las verduras, las algas, las semillas, etc. pueden ayudarnos incluso a tratar ciertas enfermedades.

comer plato comida
Stock-Asso / Shutterstock

Los alimentos fermentados también son ideales para desinflamar el intestino y cuidar nuestro organismo. Además, muchos de ellos como el yogur, el pan e incluso los pepinillos, se pueden hacer en casa.

¿Cómo hacer pepinillos fermentados?

Para esta receta necesitarás:

  • 2 kilos de pepinillos
  • 1 ramillete de eneldo
  • 10 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de especias para fermentar, como las semillas de mostaza, de eneldo, de cilantro, la pimienta negra o las hojas de laurel molidas
  • 6 cadenas secas
  • 4 hojas de parra
  • Salmuera con 35 gr
pepinillos
FabrikaSimf / Shutterstock

Estos son los pasos a seguir:

Deja los pepinillos sin tallos y sin flores y mételos en un bol de agua con hielo durante una hora. A continuación, pela los ajos y coloca los pepinillos, el ajo, el eneldo, la parra y las especias en un recipiente grande que se pueda cerrar herméticamente. Utiliza todos los botes que necesites.

Echa la salmuera sobre los pepinillos y hasta llenar todos los botes y ciérralos con sus tapas correspondientes. Deja que los ingredientes fermenten en un lugar oscuro y fresco durante al menos 5 días. Transcurrido ese tiempo prueba uno de los pepinillos, si no está lo suficientemente ácido, déjalos unos cuantos días más.

Una vez que estén listos solo tendrás que meterlos en la nevera y disfrutar de su estupendo sabor siempre que quieras.

pepinillos dos
Ekaterina SU / Shutterstock

¿Pondrás en práctica estos consejos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte este interesante artículo con todos tus amigos!

Fuente: Harpers Bazaar