Los Bancos de sangre cuentan lo que hacen con la sangre donada que no se usa cuando caduca

Los bancos de sangre son muy reacios a revelar cuánta sangre se descarta cada año por temor a que estas cifras disuadan a posibles donantes. Pero, ¿a dónde va la sangre que no se usa?

Un adulto promedio tiene aproximadamente de 5 a 6 litros de sangre en su cuerpo, pero los bancos de sangre solo aceptan casi medio litro de sangre por donante. La mayoría de los voluntarios donan «sangre completa», que luego se divide en tres componentes principales: glóbulos rojos, plasma y plaquetas.

Lo que no sabías sobre las donaciones de sangre

Los Bancos de sangre cuentan lo que hacen con la sangre donada que no se usa cuando caduca
Matej Kastelic / Shutterstock

Los glóbulos rojos se utilizan para transportar oxígeno por todo el cuerpo. Los pacientes que sufren anemia o deficiencia de hierro reciben transfusiones de glóbulos rojos. Los bancos de sangre reciben más transfusiones de glóbulos rojos que cualquier otro componente sanguíneo, lo que significa que estas donaciones son las que se descartan con más frecuencia.

Las donaciones de plaquetas están disponibles solo en centros seleccionados y son parte vital durante los tratamientos de cáncer y trasplantes de órganos. Las plaquetas intervienen en la coagulación de la sangre y el proceso de donación de plaquetas puede tomar hasta dos horas y media de espera.

En este caso, los donantes de plaquetas siempre son bienvenidos, pues se necesitan 6 donaciones de sangre completa para lograr la misma cantidad de plaquetas que se obtendrían con una sola donación de plaquetas.

Los Bancos de sangre cuentan lo que hacen con la sangre donada que no se usa cuando caduca
Lisa S. / Shutterstock

El plasma transporta nutrientes, hormonas y proteínas por todo el cuerpo. La donación solo de plasma o «plasmaféresis» consiste en extraer sangre, separar las células sanguíneas mediante un separador celular, retener el plasma y devolver el resto al donante por la misma vía.

La donación dura unos 45 minutos. Como el plasma es en su mayor parte agua, la recuperación del donante es muy rápida y las donaciones pueden ser más frecuentes. Se puede donar plasma cada 15 días.

¿A dónde va la sangre que no se usa?

Los Bancos de sangre cuentan lo que hacen con la sangre donada que no se usa cuando caduca
Neykor Chonrossainatee / Shutterstock

El principal problema de la sangre donada es su vida útil, pues la sangre puede durar hasta 42 días si se almacena en un refrigerador a una temperatura de 6ºC. Las plaquetas pueden durar 5 días, siempre que estén almacenadas en agitadores de plaquetas para controlar su temperatura. El plasma se congela y puede durar todo un año.

Los componentes sanguíneos que caducan se utilizan como material de investigación o se tratan como desechos médicos y se incineran.

Al igual que el plasma, la sangre se puede congelar y almacenar hasta por 10 años, pero los expertos coinciden en que esta no es la manera óptima de preservarla. Por lo general, solo los tipos de sangre muy raros se congelan, y solo en circunstancias muy especiales.

¿Cómo afecta tu tipo de sangre en la donación?

Los Bancos de sangre cuentan lo que hacen con la sangre donada que no se usa cuando caduca
wk1003mike / Shutterstock

Comprender en qué influye el tipo de sangre, también es fundamental para prevenir que la sangre se desperdicie. Las personas con sangre de tipo «0» son donantes universales y siempre se necesitan para donar glóbulos rojos. Las personas con sangre tipo AB deben donar plasma, ya que este grupo sanguíneo es un donante universal de plasma. Al donar las partes de la sangre que son más buscadas, los bancos de sangre pueden utilizar el producto de manera más eficiente y evitar el exceso y el desperdicio.

Es comprensible que los donantes de sangre vean como un disparate que sus generosas contribuciones se desperdicien. Lo cierto es que el inventario de sangre fluctúa, por lo que la mejor manera de prevenir que tu sangre caiga en saco roto es consultar a algún miembro de la Cruz Roja local o buscar áreas que anuncien una escasez de sangre específica.

Una persona sana puede donar cada 56 días. Desde los bancos de sangre se recomienda que los donantes espacien sus contribuciones durante todo el año en lugar de esperar a que haya un desastre natural u otro problema a gran escala que demande sangre con urgencia.

¡Recuerda que un gesto tan sencillo como donar sangre puede salvar la vida de los demás!

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Medium