Prohíben la entrada a un hotel de por vida a un hombre por un altercado con Gaviotas y Pepperoni

Los viajes de empresa suelen ser una sucesión de aburridas reuniones, con estancias en hoteles buenos, pero que no tienes tiempo de usar y que solo sirven para traer diferentes recuerdos de tus destinos a tu familia y amigos. Lo que nunca se había visto es que prohibieran la entrada a alguien en un hotel después de su estancia por negocios.

Gabiotas, pepperoni y una prohibición de por vida

Prohíben la entrada a un hotel de por vida a un hombre por un altercado con Gaviotas y Pepperoni

La historia comienza con un joven, Nick Burchill, en una viaje de negocios hace 17 años. En el viaje, el joven Nick aprovechó para llevar un cargamento de pepperoni a unos amigos suyos del ejército que estaban en la ciudad. Hasta aquí todo puede parecer normal, pero todas las decisiones que tomó de aquí en adelante resultaron una locura.

Al llegar a la habitación, descubrió, para su desgracia, que no había nevera para guardar las toneladas de pepperoni que llevaba, por lo que decidió colocarlo sobre la mesa y dejar un poco abierta la ventana para que no se estropeara. Tras está inteligente hazaña, salió a pasear ya que hasta el mediodía no tenía reuniones.

Al volver a la habitación, la estampa que se encontró no tenía precio. El estado de relajación que había conseguido con el paseo para calmar los nervios de la reunión desapareció por arte de magia y todo su cuerpo se puedo en alerta.

40 Gaviotas comían Pepperoni en su habitación como si tal cosa

Prohíben la entrada a un hotel de por vida a un hombre por un altercado con Gaviotas y Pepperoni

Al dejar la ventana abierta más de 40 gaviotas entraron a la habitación para comerse el pepperoni y al abrir la puerta se asustaron y un tornado de gaviotas, pepperoni, plumas y heces se formó en el interior de la habitación. Tiraron todo lo que se interpuso en su camino, la televisión, las sillas, almohadas e incluso las sábanas.

La mayoría huyó, pero dos rezagadas no querían dejar pasar el festín de comida que tenían. Nick intentó espantarlas y una de ellas salió, pero se arrepintió y para evitar que volviera a entrar le lanzó uno de sus zapatos, que salió por la ventana y cayó en la terraza de abajo.

Prohíben la entrada a un hotel de por vida a un hombre por un altercado con Gaviotas y Pepperoni

La última se negaba a irse, así que Nick tuvo la fantástica idea de cubrirla con una toalla y sacarla por la ventana, pero las gaviotas, con una toalla por encima, no saben volar y cayó sobre dos personas que descansaban en la terraza del hotel.

Ya había conseguido vaciar la habitación, pero era todo un desastre y no podía pararse a recogerla, por lo que llamó a recepción y pidió que alguien subiera a limpiarla. Se vistió para su reunión, bajo a por el zapato perdido y cuando la muchacha de la limpieza entró, se marchó sin mediar palabra. Su cara debió ser todo un poema.

Al volver, encontró sus pertenencias en una habitación más pequeña junto con una nota que le comunicaba que tenía permitido terminar su estancia, pero que tenía su entrada en el hotel prohibida para futuras incursiones.

17 años después, Nick quiere que le retiren la prohibición de por vida

I officially applied to be allowed to stay at the empress hotel again. Here is my letter. Waiting for the reply. 18…

Gepostet von Nick Burchill am Freitag, 30. März 2018

La historia la ha relatado el propio Nick, 17 años después, solicitando al hotel que le levante la prohibición y este ha accedido, en parte, pensamos, por la viralidad del post, ya que no ha perdido la oportunidad de recalcar la cuantiosa inversión que han gastado en remodelar las habitaciones.

¿Cuál ha sido la mayor liada que has hecho en un hotel? ¿Te han echado alguna vez de tu habitación?

¡Compártelo con todos tus amigos para que sepan los motivos por los que te pueden echar de un hotel!

Fuente: Nick Burchill